“Saludos a Vandor”, de Santiago Senén González y Fabián Bosoer

. Libro de lectura imprescindible. Informa, descoloca, problematiza. Cómo fue en vida el emblema de la buracracia sindical argentina. Primera sorpresa: murió pobre, no corresponde al imaginario actual. Las internas gremiales de los sesenta contadas sin émfasis ni prejuicios. Excelente investigación, en donde cada cuál sacará sus conclusiones. Dijo Gabriel Lerman en Página 12: “La vida de Augusto Timoteo Vandor pareciera un tabú del sindicalismo y la política argentinos. Personaje símbolo que condensa cierto modelo de dirigente sindical, sobre todo desde la caída de Perón en 1955 a la crisis de la matriz Estadocéntrica a mediados de la década del setenta, su apellido le dio nombre a un estilo. “Golpear primero, negociar después”, parece ser la consigna que resume la doctrina vandorista no escrita de la representación gremial, aunque su actuación y jalones expresan algunos rasgos más hondos y perdurables.”

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda