Retiro voluntario: el último recurso

Quickfood, La Campagnola, Carrefour se suman a la moda de la reducción ‘persuasiva’ de personal que lanzó el gobierno.

La semana pasada se publicó en el Boletín Oficial el plan del gobierno de retiro voluntario por el cual un trabajador mayor de 65 años, los hombres, y 60, las mujeres, que no reúna los aportes suficientes para jubilarse, puede cobrar entre dos y tres años de sueldo, sin ofrecer servicios, en concepto de indemnización.

Cabe aclarar que el sueldo sobre el cual se estimarían las cuotas no incluye premios, horas extras, o cualquier tipo de compensación por fuera del sueldo básico.

Mauricio Macri firmó la semana pasada un decreto que habilita un régimen de retiro voluntario en el Estado

El ministro de Modernización, Andrés Ibarra, está aplicando este sistema para reducir el plantel de empleados estatales. En la AFIP ya anunciaron el propósito de lograr 900 bajas con el sistema de retiro.

Los privados se hacen eco de este recurso y comienzan a pensar en reducir su personal ofreciendo indemnizaciónes en cuotas.

La tradicional fábrica de hamburguesas Paty, ahora perteneciente a la brasilera Quickfood, presentó el procedimiento preventivo de crisis con el objetivo de lanzar un plan de retiros voluntarios que le permitan reducir el personal de su planta de Baradero.

Lo mismo había hecho la francesa Carrefour, se declaró en crisis con la pretensión de despedir miles de trabajadores pagando el 50% de la indemnización. Gremios, empresa y gobierno están negociando la posibilidad de aplicar aquí también los retiros voluntarios para reducir el número de despidos salvajes.

Los trabajadores de La Campagnola de las plantas de San Rafael y San Martín en Mendoza, lanzaron un plan de lucha que inició con un paro el viernes pasado, contra los despidos encubiertos y en reclamo de una compensación salarial impaga. Ya son alrededor de 300 los empleados que quedaron afuera porque no se le renovaron los contratos o aceptaron el retiro voluntario. Por otra parte, la empresa decidió no pagar un “bono compensatorio” de $7000 con el que se había comprometido.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda