Levante la mano el que se queda con la plata

Mientras los trabajadores continúan viendo como se reduce su poder adquisitivo, las empresas alegan que ellas están peor. Cierran o venden o amenazan. Los farmacéuticos dicen ser los últimos orejones del tarro. Los supermercadistas se la ven negra. Ni qué hablar de los comerciantes. Curiosamente a la Argentina de hoy les va a todos mal. ¿A todos? Tres botones de muestra del día de ayer.

Carrefour

En los últimos dos años el sector de supermercadistas perdió 6.000 empleos, tal como lo registran las estadísticas del INDEC. El hipermercado Carrefour es uno de los que plantea con dureza la posibilidad de despidos masivos. Se temen 2.500 despidos. En los últimos días hubo reuniones entre sindicato, empresa y gobierno. Ayer, el renunciante Armando Cavalieri difundió un comunicado en el que anuncia un plan de retiros voluntarios. La empresa todavía no lo confirmó y aprovecha la crisis para reclamar no solo excención impositiva sino una baja del 20% de los salarios.

 

Un mayorista menos

Ayer cerro la empresa mayorista “Autoservicio Primo Hr”, y dejó en la calle a sus 48 trabajadores. Se trató de una decisión inconsulta que tomó por sorpresa a los empleados. Esta vez los despedidos no forman parte de los empleados de comercio. Sus representantes sindicales son lo Camioneros. De inmediato se presentaron en el local para ver qué medidas tomar.

 

Abbott, Farmacéutica de capitales norteamericanos

Ya vendió su fábrica de antibióticos de La Plata y ahora recurre al plan de retiros voluntarios para su histórica planta de Florencio Varela. De los 250 empleados, ya hubo 50 que aceptaron el gentil ofrecimiento de irse por su propia voluntad. Por ahora, Abbott mantiene otras cinco sedes de producción en Pilar, Pompeya, Liniers, Quilmes y Villa del Parque

 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda