Violento desalojo en Barrio Comunitario de Córdoba

Alrededor de las siete de la mañana comenzó un operativo policial de desalojo en el Barrio Comunitario Parque Esperanza de la localidad de Juarez Celman, Córdoba. Allí viven veinte mil personas, entre ellas, trescientas familias que hace años ocuparon un terreno libre para vivir.  Desde entonces resisten la decisión de la empresa Urbanor que los conmina a  abandonar sus tierras.

Hace dos días la justicia dictaminó la suspensión del desalojo. Sin embargo, este viernes llegaron decenas de policías, con ropa de fajina, algunos de la montada, irrumpieron en el barrio y enfrentaron a los vecinos que se resistían.

 

Quemaron algunas casillas, detuvieron a nueve personas, siete hombres y dos mujeres, bajo la acusación de resistencia a la autoriadad, y finalmente pasaron las topadoras sobre las precarias casillas. A las diez de la mañana el barrio había sido arrasado. Poco después empezaron a llegar algunos dirigentes de la oposición.

La Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos de Córdoba emitió el siguiente comunicado: «Repudiamos la actual represión y el desalojo de la comunidad de barrio Parque Esperanza de la localidad de Juárez Celman. Convocamos a todos los sectores sociales, culturales y políticos de nuestro provincia a pronunciarse en el mismo sentido porque entendemos que la única manera de resolver los conflictos es a través del diálogo, la participación y el respeto a los Derechos Humanos. Más de 150 familias y niñxs se encuentran hoy vulneradas en su derecho a la vivienda y el estado lo único que ofrece es el accionar policial profundizando su situación de vulnerabilidad. Exigimos a las autoridades competentes garantizan los mismos y cesar el desalojo que ponen en riesgo la salud, la vida y los derechos de lxs vecinxs del Barrio. Instamos a la Intendenta Miriam Prunotto a deponer las acciones de hostigamiento que viene realizando desde hace más de 3 años contra la comunidad del barrio.»

Mientras los vecinos desalojados del predio aguardaban les abrieran las puertas de la iglesia de Barrio Norte para resguardarse y preparaban la merienda para los niños, Infantería volvió avanzar y reprimió salvajemente, hay diez detenidos más.
El predio está ardiendo en llamas en su totalidad con vecinos que aun permanecen adentro al resguardo de sus pertencias e intentan apagar el fuego.

 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda