Camino a la reunión sorpresiva con el gobierno, distintas posturas de la CGT

 

El triunvirato marcha a la reunión con demandas explícitas: reapertura de paritarias en todos los sectores – incluidos aquellos que cerraron al 15% antes de que la corrida cambiaria y la posterior devaluación modificaran la pauta de inflación prevista para este año, por ejemplo la Bancaria- y el cese de despidos en el sector estatal.

Hasta la última hora de la noche del miércoles, en la sede de UPCN donde se llevaba a cabo el encuentro de la “mesa chica” de la central obrera las fechas que se barajaban era sostener el 14 de junio propuesto por Moyano, o proponer el 28 de junio para dar más tiempo a los dirigentes “gordos” e independientes que aún vacilan frente a la medida. En esta segunda instancia son pocos los que están proclives a dar esta oportunidad, aunque los trascendidos de que la UTA se sumaría a la medida es un factor de peso en el tema de fijar fecha.

Las fechas alternativas para el paro general obedecen a una interna entre los más «duros» y los más «dialoguistas», quienes además miden fuerzas de cara a las elecciones del 22 de agosto en la CGT. Los primeros, representados por Hugo y Pablo Moyano y aliados – que desde hace tiempo viene reclamando un endurecimiento en la postura frente al Gobierno, buscan que la huelga sea el 14. “No se puede esperar ni un minuto más. Parazo” dijo Pablo Moyano en ocasión de la Marcha Federal.

«Si el Gobierno quiere señalar un sendero hacia un acuerdo tienen que manifestar públicamente que va a haber una reapertura de paritarias para compensar la pérdida de poder adquisitivo de los últimos tiempos», adelantó Schmid en declaraciones a la prensa tras retirarse de la reunión en UPCN.

Asimismo, el titular de la CGT Juan Carlos Schmid confirmó que desde el Ministerio de Trabajo pidieron un encuentro con la mayor urgencia a la central obrera a fin de intentar frenar el paro anunciado por Moyano para el próximo jueves 14 de junio y levantar la convocatoria al paro general que se anunciaría tras la reunión del Consejo Directivo de la CGT en la sede de Azopardo. Asistirán a las 11 de la mañana los miembros del triunvirato, Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña, y otros integrantes de la «mesa chica» de la central.

«La pelota está en manos de ellos, que se han metido en un laberinto porque no ha habido conflicto ni presiones del lado sindical», aseguró. «Esta corrida cambiaria la generó el mal manejo de la situación económica», sentenció Schmid.

El Ejecutivo estará representado por el jefe de gabinete del Ministerio, Ernesto Leguizamón, en representación del Ejecutivo y del ministro Jorge Triaca, quien está en Suiza asistiendo a la conferencia de la OIT, los vicejefes de Gabinete, Mario Quintana, y Gustavo Lopetegui, además del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Voceros de la cartera laboral manifestaron que la intención gubernamental es analizar todas las alternativas posibles para levantar esa convocatoria, aunque la vara alta de las demandas los colocan en una difícil posición para poder evitar el tercer paro general de la CGT durante la gestión Macri.

“El Gobierno debe generar un hecho de confianza porque hasta ahora cada vez que nos reunimos el resultado ha sido demasiado pobre», cerró Schmid.

Por su parte, sectores afines y externos a los triunviros esperan expectantes los próximos movimientos para actuar en forma conjunta y dar fuerza al reclamo.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda