1974. Discurso del Oveja Valladares

Carlos Valladares. Tucumano. Referente de la Juventud Trabajadora Peronista, un día del ’74 subió a un tablado de La Plata y dijo:

“Hoy, el pueblo peronista se enfrenta con preocupación al avance, al copamiento de nuestro movimiento por parte de lo más podrido, de lo más traidor, por parte de aquellos que, disfrazándose de ortodoxos peronistas, día a día atentan contra lo que el pueblo votó. Pero Juventud Trabajadora Peronista, compañeros, no se va a poner a llorar, porque no surgió para llorar, surgió para luchar.

“En este acto, Juventud Trabajadora Peronista quiere remarcar lo que sentimos en lo más profundo de nuestro compromiso revolucionario. JTP piensa que estos actos son altamente positivos, pero no sirven de nada si mañana mismo los compañeros no saben llevar a la práctica lo que nuestra línea nos está indicando y lo que la realidad nos está exigiendo. Nosotros, compañeros, no necesitamos cinco, diez o quince activistas más en cada fábrica. Lo que Juventud Trabajadora Peronista necesita, porque es el pueblo trabajador, es toda la fábrica, es el control político de nuestras colonias, de nuestras fábricas y de todo lugar donde un hombre pone el lomo para que se enriquezca un patrón.

“De nada sirve, compañeros, la lucha por recuperar los sindicatos, si a esos sindicatos, que hemos ido arrancando de las garras de la burocracia, a pesar de los matones, de las leyes y de los tránsfugas metidos en el gobierno popular, no los sabemos hacer jugar para la liberación”.

En diciembre la Triple A le destruyó su casa en San Miguel de Tucumán con una bomba. Dos semanas después de la bomba lo acusaron de subversión y lo encerraron en la cárcel de Devoto. En octubre de 1975 el gobierno de Isabel le dio la opción de irse del país, como a muchos detenidos. Volvió, clandestino, en enero de 1976. Otro diciembre, ya en dictadura, intentaron secuestrarlo en el aeropuerto de Montevideo y se tomó una pastilla de cianuro.

Fuente: «Pibes. Memoria de la militancia estudiantil en los setenta» de Hernán López Echagüe. Puede leerse en: http://canalabierto.com.ar/2018/06/14/pibes-xiv/

 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda