Las caras del ajuste: Canale, La Campagnola, Uniplast, Gaelle. Postales argentinas

Canale

 Hace dos meses que el Grupo Canale le debe a todo su personal dos meses de salario y no paga los aportes correspondientes. Su dueño, Camilo Carballo, vicepresidente de la COPAL, optó por cerrar las puertas de dos de sus fábricas por temor a medidas de fuerza. Mil trabajadores se ven afectados por la demora en el pago. El grupo que preside Carballo consta de tres plantas llenadoras de tomates y duraznos en Mendoza, una planta de legumbres en Catamarca y y la planta de Llavallol que hace los envases de hojalata y litografía. En Llavallol, algunos obreros metalúrgicos fueron desalojados de sus viviendas por no poder pagar el alquiles. Este sábado la UOM organizó un festival para juntar dinero que ayude a los trabajadores en sus gastos básicos.

La Campagnola

En el Polo Industrial de San Martín, Mendoza, la fábrica de conservas La Campagnola sufre la crisis que afecta a todo el sector de alimentación. Según el Director de Promoción Económica de San Martín, Emir Nacif, hubo 750 personas que han sido ‘desafectadas’ en los últimos meses en dicha fábrica que, en temporada alta suele dar trabajo a 800 trabajadores. ‘Desafectadas’ es un eufemismo que puede querer decir que se rindieron ante el retiro voluntario o fueron despedidas o suspendidas.

 

 

Uniplast de Florencio Varela.

El lunes pasado, fueron despedidos 10 trabajadores de Uniplast, empresa que se dedica la fabricación de envases plásticos y cuenta con una planta total de 100 trabajadores. El 10% de los empleados recibió el telegrama y la angustia se instaló en los 90 restantes. Frente al temor de más despidos los delegados se reunieron con la patronal para proponer alternativas para evitar los despidos pero no hubo respuesta alguna de la empresa.

Zapatillas Gaelle

A mediados de septiembre de este año, la firma de zapatillas Gaelle de Avellaneda cerró de manera definitiva su fábrica y anunció que se dedicará a la importación. En el 2015 eran 350 familias las que vivían de la producción de zapatillas, en los últimos días despidieron a los últimos 50 empleados. Esta semana, los trabajadores de Gaelle instalaron un campamento en las puertas de la planta exigiendo la reactivación de la industria y que se le paguen indemnizaciones correspondientes.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda