Reprimen y desalojan a los seguidores de Muerza en el Sind. De Comercio

Ramón Muerza rodeado de sus seguidores al día siguiente de las elecciones: "la Lista Granate se impuso por 208 votos sobre la lista Azul que lideraba Cavalieri. No vamos a permitir que nos roben la elección". Sin ningún control y desobedeciendo a la justicia. Cavalieri sotenía su victoria por 400 votos.

En la noche de ayer, luego de conocerse la certificación del Ministerio de Producción y Trabajo dando como ganador a Armando Cavalieri en las elecciones de las polémicas elecciones realizadas el 28 de septiembre, más de mil efectivos policiales, en medio de una noche tormentosa, desalojó violentamente el acampe que llevaba a cabo el desafiante Ramón Muerza quien por primera vez le disputó el poder a histórico Cavalieri.

El día anterior La Columna Vertebral estuvo en el acampe y conversó con el ‘challenger’ de Comercio, rodeado de delegados de base y candidatos de su lista, la Granate. Estaba convencido: sea cual fuera la decisión ministerial sus delegados de base no iban a soportar que Cavalieri continuara reinando gracias a unas elecciones fraudulentas y permanecerían allí hasta que se abriera un diálogo. La represión fue más fuerte y se liberó el paso de la calle Moreno que permanecía cerrado desde el lunes.

La curiosa situación de que apareciera un contrincante interno, nacido de las propias entrañas de la lista Azul de Cavalieri, recordemos que Muerza hizo su carrera gremial desde el último puesto de un frigorífico de Coto hasta convertirse en Sec. Gremial del Sindicato que conducía El Gitano, hizo que La Columna Vertebral siguiera de cerca los hecho. Supimos que construyó un frente con delegados de base de distintas empresas, entre ellas, Garbarino y Carrefour, con distintan miradas políticas y un solo objetivo: bajar a Cavalieri de la Conducción.

Hoy, Ramón Muerza y equipo exigen que se anulen elecciones que fueron teñidas por cantidad de irregularidades confirmadas por la Cámara Nacional laboral y pide nuevas elecciones, limpias y transparentes.

Breve cronología de los hechos.

Marcha y contra marcha: Don Armando había anunciado en marzo de este mismo año que daría un paso al costado en la conducción de la Sindicato de Empleados de Comercio. Sin embargo, cambió de idea sin ninguna explicación y presentó su candidatura para el 28 de septiembre.

Los muertos del placard: en julio de este año fueron allanadas las oficinas de Cavalieri y se descubrieron 5.000 fichas de afiliados en condiciones de votar a pesar de estar fallecidos. Al los que se sumaron 7.000 fichas truchas más en un operativo posterior. Contemporáneamente un afiliado le inició un proceso por enriquecimiento ilícito.

Juez indeciso. A pesar de haber sido el juez que ordenó el allanamiento, el Dr. Marcelo Martínez Di Giorgi rechazó la denuncia de Ramón Muerza por irregularidades en el padrón el día anterior a la fecha prevista. El juez Martínez de Giorgi fue el mismo que allanó e intervino el sindicato de Canillitas, procesó y embargó a Omar Plaini con 200.000 pesos. En su momento, Héctor Recalde criticó duramente la actitud del juez que no respetaba los fueros de Plaini. En ese momento, el dip. Plaini declaró que ‘en dictadura intervenían sindicatos y decían que venían a sanearlos’.

Otros jueces suspenden la elección pero son ignorados. La Sala VIII de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo habían suspendido lo actuado por el gremio debido a irregularidades en el llamado a la asamblea de delegados que eligió la junta electoral. Esa sentencia estaba en firme y era inapelable. El propio Sica había adelantado el viernes que haría cumplir esa resolución judicial. El día previo a la elección la Cámara de Apelaciones laborales volvió a hacer público que había vicios de origen en el entramado de esta elección y estaban suspendidas.

Final: Armando Cavalieri continúa al mando de uno de los principales sindicatos del país a pesar de los muertos en el placard y el impedimento de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo. Un imbatible. 

 

 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda