Iveco suspende 900 operarios en su planta cordobesa

La crisis industrial no se detiene y las grandes empresas responden a la caída en ventas con la paralización de la producción y la suspensión de sus empleados. Ahora es la fábrica de camiones Iveco la que decidió trabajar tan solo 10 días en marzo en la planta ubicada en la localidad cordobesa de Ferreyra, suspendiendo a sus 900 operarios el resto del mes.

Según se informa desde el gremio, además de las suspensiones la empresa tiene planeado un plan de retiros voluntarios para empezar a reducir la plantilla del personal. Ricardo Pignanelli, secretario general de SMATA, había reconocido el año pasado que «en los próximos meses se van a perder 15 mil puestos de trabajo en el sector automotriz».

Las masivas suspensiones en Peugeot, Renault y Fiat parecen darle la razón al sindicalista. Si bien la reducción de las jornadas se da justamente como un plan alternativo a los despidos, los números que presenta la industria automotriz son los más bajos en años, y se teme lo que pueda llegar a suceder en los próximos meses.

Entre las cifras más resonantes se encuentra el desplome en enero de las ventas mayoristas al mercado interno, las cuales sufrieron una caída del 50% en comparación con el mismo mes del año pasado.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda