El consejo directivo de la CGT no se reunió y hay tensión de cara al 4-A

Los sectores gremiales de la CGT de más diálogo con la Casa Rosada no se encuentran cómodos con la marcha organizada para este 4 de abril en contra de las políticas del gobierno de Mauricio Macri, razón por la cual la reunión del Consejo Directivo pautada para este jueves finalmente no se llevó a cabo.

Los gordos de los grandes gremios temen que una masiva movilización callejera afecte sus negociaciones abiertas por las nuevas regulaciones sobre obras sociales sindicales. Existe también un temor por lo que Ámbito Financiero denomina como el «síndrome del atril», en referencia a las violentas reacciones que tuvo la falta de decisión del triunvirato para fijar fecha de un paro general en aquella marcha del 7 de marzo del 2017.

Varios sindicalistas dudan de la medida. Piensan que se vincula con un armado del PJ

Tras más de 100 días de letargo, se esperaba que la central obrera acordara apoyar a los industriales, que cargan la mayor parte del peso de la crisis que termina cada día con más puestos de trabajo. Pero, contrario a lo que se planificaba, son varios los sindicalistas que dudan de la medida de fuerza. Piensan que se está tejiendo un armado vinculado a la construcción del PJ con la cual no están de acuerdo. Además, se sienten molestos por compartir esta movilización con otros espacios del ámbito sindical, en particular el moyanismo.

dirigentes temen mostrarse con la oposición más crítica. 

La división política que comienza a darse en un año electoral afecta también al campo gremial. Los más cercanos a Roberto Lavagna, quienes esperan el visto bueno del ex ministro para formalizar la mesa sindical Lavagna Presidente 2019, descreen de un acto que pueda estar colmado de la oposición más crítica. Muchos, además, temen el escarmiento público por el ya mencionado episodio del atril.

La reunión del Consejo Directivo se había convocado previamente el 28 de febrero. En esa ocasión, Carlos Acuña había declarado que «no había que descartar un paro general», frase que no había caído del todo bien y había empantanado la convocatoria. Trascendió que algunos de los sindicatos que todavía integran el Consejo y no están alineados a Daer ni Acuña evalúan pedir que se cumpla el estatuto de la CGT y se realice obligatoriamente una reunión plenaria por mes.

 

 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda