Ayres se presentó a concurso de acreedores

La crisis que afecta a las marcas de indumentaria ahora se cobró una nueva víctima: la empresa de indumentaria femenina Ayres solicitó un concurso de acreedores por la delicada situación financiera que vive el sector.

Gabriel Isersky, titular de la compañía Engrama que es dueña de Ayres, afirmó que «las empresas del sector textil son el rubro más castigado». Isersky explicó que su situación se agravó el año pasado: «trabajamos con muchos materiales importados y de repente debíamos en dólares el doble de pesos. Necesitábamos el doble de capital de trabajo, es una combinación mortal. Cuando los bancos vieron que el sector estaba en problemas cerraron todo tipo de financiación, lo que empeoró la situación».

Según datos de CAME, las ventas de febrero en el rubro de indumentaria cayeron un 13,8% en comparación con el mismo mes del año pasado. A pesar de esto, desde Ayres manifestaron que seguirán produciendo y no planean cerrar locales, a pesar de estar atravesando la que califican como peor crisis que les tocó vivir.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda