Viernes. Las caras del ajuste: Cerámica Verbano, Aruba y Convenor

Los titulares sobre negocios que cierran, empresas que suspenden y trabajadores que quedan en la calle son moneda corriente hace un largo tiempo en Argentina. En las últimas horas, se dieron a conocer varias noticias de emprendimientos azotados por la crisis, y con la particularidad de pertenecer a sectores muy diferentes.

En primer lugar, Cerámica Verbano, de Capitán Bermúdez, decidió suspender por todo abril a sus 135 trabajadores debido a la fuerte caída en ventas. La fábrica argumentó la imposibilidad de pago de los servicios por el constante aumento de tarifas de gas, luz y agua. En las negociaciones entre el gremio de los Ceramistas y la firma se acordó que se les pagará durante el mes entre el 55 y 60% del sueldo a los obreros. 

José Aguirre, integrante del sindicato, sostuvo que esta medida es «sólo por abril», en tanto que es incierto lo que pueda llegar a suceder en mayo. «Sólo un milagro nos puede salvar», expresó.

De las suspensiones a los despidos: en este caso, en el golpeado parque industrial riojano, donde la papelera Convenor cesanteó a 50 empleados. La firma mantenía una situación desesperante hacía meses y, al no encontrar una solución, decidieron echar operarios. Los empleados denuncian que los empresarios los están presionando para aceptar una indemnización del 50%. En las próximas horas se realizará una audiencia en la Secretaría de Trabajo local para formalizar las cesantías y llegar a un acuerdo.

En Santa Fe las empresas también respiran crisis: la firma metalúrgica Aruba, ubicada en Esperanza, decidió bajar las persianas tras 50 años de actividad, dejando en la calle a sus 12 empleados. El delegado J. Amaya señaló que «la empresa se cierra porque no hay ingreso de trabajo y porque no hay ventas». «Ya no se puede hacer nada, solo hay que tratar de conseguir otro trabajo, aunque será complicado por la edad de todos, que ya tenemos entre 45 y 60 años». 

 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda