Cerró la distribuidora Aylar y dejó sin indemnización a sus empleados

La distribuidora Aylar ubicada en la localidad santafecina de Arequito decidió cerrar sus puertas y despedir a sus 8 empleados, a quienes además dejaron sin indemnización.

Los trabajadores cesanteados se movilizaron en la puerta de la firma para reclamar el pago de la indemnización y así «poder seguir con su vida», según explicó Hernán Álvarez, referente del gremio Camioneros de Casilda. El sindicalista también destacó las irregularidades que hubo en el proceso de cierre de la compañía, como que jamás fue pedido un procedimiento preventivo de crisis y que les fue ofrecida una indemnización en ocho cuotas.

La explicación de la empresa al inesperado cierre es la crisis económica. El artículo 247 de la ley de contrato de trabajo estipula que, si los despidos se dan por un motivo de «fuerza mayor», la compañía puede abonar una indemnización equivalente a la mitad de la prevista en la norma. Sin embargo, la distribuidora se niega a pagar lo que le corresponde y le informó a los trabajadores «que vengan a cobrar en un juicio»

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda