La justicia detecta afiliados truchos en la expansión del gremio de remiseros

El juez federal Claudio Bonadio detectó que el Sindicato Único de Trabajadores de Remises y Autos al Instante, que está a cargo de Alejandro Poli, incorporó afiliados con documentos falsos y sin su aval para lograr una expansión.

Según consigna el expediente judicial, al menos 370 de los 585 casos investigados fueron irregulares. Solo una persona de las consultadas reconoció haber firmado el padrón que se encuentra bajo sospecha. Se resolvió el procesamiento de José Romulo Garay, exjefe del Surya cuando se inició el expediente judicial. 

En diálogo con La Nación, Poli se desligó del conflicto y sostuvo que «fue en la gestión de Garay, antes de que yo asuma en el gremio». La investigación puede terminar complicando al ex ministro de Trabajo Jorge Triaca, dado que fue él quien avaló la expansión gremial desconociendo el curso de la causa que se tramitaba en el juzgado federal de Bonadio.

Esto se suma a las conexiones que tiene Poli con el gobierno de Cambiemos. De la mano de esta gestión, el actual conductor del Surya pasó de ser el representante gremial de un pequeño grupo de remiseros de Quilmes a liderar una federación nacional cuyo objetivo es afiliar a casi un millón de conductores que trabajan en la informalidad. 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda