Continúa intento de desalojo de UTD

La Unión de Trabajadores Desocupados de la ciudad de Mosconi publicó un comunicado en el que denuncian que quieren desalojarlos «del lugar que ocupamos pública y pacíficamente desde hace 23 años».

Por tal razón, la organización convoca a «compañeros, simpatizantes e instituciones que valoren nuestra historia de lucha, dignidad y trabajo comunitario en el Departamento San Martín de la Provincia de Salta que nos acompañen el día martes 28 de mayo a hs. 10 a la Ciudad Judicial de Tartagal donde fuimos citados a una audiencia». La UTD de Mosconi es una de las principales experiencias cooperativas del país: responsables de la construcción de barrios, escuelas, universidades, caminos y el sostenimiento de 100 huertas agroecológicas y emprendimientos que generan trabajo para más de 2000 familias en el departamento de San Martín, Salta.

José «Pepino» Fernández, referente histórico del movimiento, sostuvo en diálogo con lavaca que «a los funcionarios les da vergüenza» que los piqueteros «creen trabajo y hasta una Universidad». «¿Cuánto gana un concejal, un intendente, un diputado? Ellos viven de la política, pero nosotros creamos con recursos propios”, manifestó Fernández.

Según el dirigente, los continuos e interminables intentos de desalojo (Pepino ostenta un curioso récord: posiblemente sea el argentino más procesado del país con alrededor de 80 causas fraguadas por supuestos delitos en sus reclamos contra el Estado) son un ataque a una organización autónoma que, sin ayuda del gobierno o funcionarios, mejora la vida de miles de personas día a día y deja en evidencia la falta de cuidado de parte del poder a los más necesitados.

La UTD planteó lucha en varios frentes y abrió tantos otros. No sólo se las arreglaron para implementar formas y programas que ayudaran a la alimentación y educación de la comunidad, sino que empujan permanentemente los límites para así lograr cada día una mejor calidad de vida. No sólo protegieron exitosamente bosques nativos que corrían peligro de desaparecer bajo el cementerio sojero, sino que ahora se encuentran volcados a la alimentación sana a través de producciones agroecológicas.

«Nosotros pasamos todas las crisis generando trabajo», explica Pepino. «Este es un movimiento bien preparado. No hablamos por hablar. Nosotros creamos. Y, mientras los funcionarios pasan: nosotros quedamos”.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda