La distribuidora Camuzzi pidió que se le corte el gas a las empresas recuperadas Zanon, Stefani y Neuquén

Camuzzi, la mayor distribuidora de gas natural de la Argentina, presentó un amparo en la justicia federal para que se corte el gas a las tres únicas cerámicas de la región, todas recuperadas por sus trabajadores/as, Stefani, Neuquén y Zanón.

Como respuesta, las ceramistas movilizarán este miércoles en la Ciudad de Buenos Aires y en Neuquén acompañados por los movimientos FOL, CTEP, CCC y el Polo Obrero. Camuzzi pidió el corte de gas por medio de la fuerza pública. Andrés Blanco, trabajador de Fasinpat (ex Zanon), sostuvo que por cómo están dadas las cosas «es medio inevitable que nos corten el gas», y explicó que «dejaron de pagar el gas hace tres años porque la factura se volvió impagable: o pagábamos o comíamos».

En ese sentido, las cuentas no cierran. Una recuperada factura entre 5 o 6 millones de pesos por mes, pero deben pagar boletas de 8 millones mensuales. Para solucionar esto, intentaron dialogar con los gobiernos nacional y provincial, pero no obtuvieron ninguna respuesta. 

La historia de Fasinpat se vincula directamente con la crisis de 2001. Tras recibir la noticia del cierre en noviembre de aquel año, los trabajadores de Zanon quemaron los telegramas de despido y marcharon a la Casa de Gobierno donde fueron reprimidos por la Policía, que además detuvo a 6 obreros. Tras años de movilizaciones y paros nacionales nació en 2004 la Cooperativa Fasinpat (Fábrica Sin Patrones). Desde aquel momento, Fasinpat se erigió como un modelo de empresa que, tras quebrar, es recuperada y puesta a funcionar nuevamente con el esfuerzo de los trabajadores, los verdaderos dueños de la producción. Hoy, este ejemplo de lucha tambalea peligrosamente ante los golpes de otra feroz crisis.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda