Biblioteca Nacional: Crónica del tercer subsuelo, por Georgina Ferrara

Hoy se cumplen 5 años de la puesta en marcha del «Proyecto Crónica «. Una faraónica apuesta de pasaje de un archivo de una empresa periodística (privada) a la esfera pública. 
En diciembre arranqué a laburar en el archivo crónica, en medio del traslado de los 3.5 kilómetros lineales de documentación reunidos a lo largo de la historia de la Editorial Sarmiento.

Me habían advertido sobre todo lo que implicaba el trabajo, pero fue solo cuando bajé por primera vez al 3er subsuelo de la biblioteca y tuve contacto concreto con ese volumen de material y con el que entonces era un ejército de laburantes, que comprendí la dimensión de la tarea que teníamos por delante. Menudo desafío nos esperaba a todxs lxs que integrábamos ese equipo.

Compañerxs dedicados al traslado y la instalación de los 550 archiveros metálicos, la millonada de sobres de negativos, la inmensa colección de publicaciones periódicas y la biblioteca de referencia que tenían en la editorial. Otros tantos compas abocados a la tarea de conservar cada uno de los documentos y ejemplares, estabilizar y restaurar. Y con las compas de archivos ponernos investigar la historia de esos papeles, el funcionamiento de la empresa, del archivo, y mientras tanto ordenar material desordenado y pensar el tratamiento archivístico y catalográfico de todo ese conjunto infinito de documentos, en diálogo con cada una de las disciplinas que participaban del proyecto. Fue una hermosa experiencia en la que aprendimos tanto.

Pero como se ha escuchado por algún lado «pasaron cosas» y los despidos en la biblioteca dejaron afuera a muchxs queridxs y valiosxs compañerxs. La primer tanda fue en 2016 de la mano de los despidos masivos y luego siguió la sangría hasta el día de hoy. 
Si cuando empezó este proyecto, irse al baño implicaba perder la silla porque éramos tantxs lxs trabajadorxs laburando en este océano de documentos, hoy nos entristecemos cada día que entramos y vemos los lugares vacíos que antes ocupaban nuestrxs compañerxs despedidxs. Extrañamos horrores a lxs compas que fueron injustamente dejadxs sin trabajo, sin embargo y a pesar de los golpes que está realidad nos da, seguimos resistiendo y poniendo todo el corazón por el acceso público de este archivo maravilloso. Estoy orgullosa de ser parte de este proyecto y este grupo humano hermoso.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda