«En Chubut se insiste con argumentos que son de un macrismo tardío»

El suicidio de una pareja de médicos en un paraje cercano a Gualjaina, Chubut, llamó poderosamente la atención de los grandes medios, muchos de los cuales no dudaron en calificar al hecho como ‘pacto suicida’. Sin embargo, el docente Hernán Díaz Varela publicó una carta abierta en donde cuestionó esta etiqueta, apuntó al ajuste y aseguró que fueron “dos personas cuya subjetividad fue aniquilada por las políticas públicas de Salud de la provincia”.

En diálogo con La Columna Vertebral, Díaz Varela se refirió a la situación de la provincia, el panorama con la Salud y la docencia.

LCV: A partir del suicidio de una pareja de médicos rurales, hacés un análisis de lo que es la situación en Chubut y cómo repercute existencialmente en cada cosa. Es una situación complicada la de Chubut, y los que estamos afuera no terminamos de entender. Así que queríamos un panorama de un profesor, de un tipo que está en el territorio, que ha pensado la situación, de cómo están las cosas por allí.

-Es cierto que a veces no se entiende demasiado. Chubut es una provincia rica con mucha gente que está complicada. Se produce el mismo proceso de concentración de riqueza que se produce en Argentina. Tiene una matriz de producción y concentración muy vieja, que arranca desde el movimiento de petróleo en 1907, y que concentra en muy pocas manos una riqueza muy grande. Si hubiese una distribución racional de riqueza tendríamos que vivir de manera holgada. Esto no sucede así. Tuvimos algunas malas administraciones de gobiernos, esto está claro. Pero el último endeudamiento grande se produjo durante el gobierno de Mario Das Neves, que tomó una deuda de 650 millones de dólares para reconvertir la matriz productiva de la provincia, y esto no sucedió.

«NOSOTROS VAMOS A COBRAR DICIEMBRE EN FEBRERO»

Díaz Varela explica cómo, tras la muerte de Das Neves en 2017 y la asunción del vicegobernador Mariano Arcioni, el panorama comenzó a empeorar rápidamente. El préstamo tomado había sido “licuado en tres años”. Y a principios de 2018, comenzó “una modalidad de pago escalonado de los salarios”.

-Para que vos te des una idea, nosotros no hemos cobrado diciembre; se va a cobrar en febrero. Se argumentó una reestructuración del Estado, de que ‘éramos muchos’, lo cual no es cierto. Tenemos una cantidad de empleados públicos per cápita mucho menor que en otras provincias como Buenos Aires, por ejemplo. Se insiste con un montón de argumentos que en realidad son de un macrismo tardío.

«HAY GESTOS QUE SON UN ESCUPITAJO A LA INTELIGENCIA DE LA GENTE»

Durante 2018, Chubut se convirtió en la provincia con más paros docentes. El malestar era evidente, y el conflicto no hacía más que crecer. En ese contexto, se conformó la mesa de unidad sindical, que nuclea a todos los gremios estatales. Tras varias medidas de fuerza, se logró un acuerdo parcial.

-Toda la provincia se movilizó. La segunda mitad de 2018 parecía que algunas cuestiones se iban arreglando. En 2019 conseguimos la mejor paritaria docente del país, que se pagó hasta junio. ¿Por qué hasta junio? Porque Arcioni sabía que la provincia le iba a estallar en las manos, y adelantó las elecciones. Las ganó, y a partir de julio comenzó otra vez la bajada a los infiernos. Estamos en una situación muy crítica. Hay un déficit muy grande.

«LA MEGAMINERÍA NO ES LA SOLUCIÓN»

Según Díaz Varela, Arcioni es un personaje difícil de encasillar. El gobernador “no viene de una tradición política” y solía “sacarse fotos con todos”. “En su momento, él impulsaba un pacto fiscal que servía para darle fondos a María Eugenia Vidal. Hoy lo denuncia”, asegura el docente, quien además sostiene que “una foto con Massa no lo convierte en peronista”.

-Lo que él propone es un ajuste sobre el salario de los trabajadores. Parece una frase hecha que venimos repitiendo desde los 80, los 90. Viste que la historia argentina es cíclica. Y lo tenemos planteando que para congelar las cuentas lo primero que tiene que hacer es congelar el salario de los trabajadores públicos y no pagarle a los proveedores por un montón de tiempo. Estos son bombas de un gobierno neoliberal que siguen estallando, por más esfuerzo que esté haciendo el escuadrón antibombas del Ministerio de Trabajo ahora. Y hay gestos que son un escupitajo a la inteligencia de la gente. Que el gobernador diga que por seis meses no va a cobrar un salario es una estupidez. En la última sesión de la Legislatura procuró meter un proyecto para cobrar 500 mil pesos por mes. Los legisladores, muy prudentes, sacaron el proyecto de los temas a tratar porque sabían que sino la gente que estaba afuera los iba a prender fuego. Es una burla.

«EL PRESIDENTE NO QUIERE QUEDAR PEGADO CON UNA SITUACIÓN QUE LE CAE DE REBOTE»

Para Hernán Díaz Varela, es necesario auditar la deuda pública para saber qué sucedió con esos 650 millones de dólares que serían invertidos en una modernización de la matriz productiva, pero desaparecieron. “A Arcioni le metieron preso medio gabinete por cuestiones de corrupción”, confirma.

-Nación ha ayudado en cuenta gotas porque entiendo que el presidente no quiere quedar pegado con una situación que le cae de rebote. Hoy por hoy, a Arcioni no le atienden el teléfono. La última vez que viajaron a Buenos Aires no los atendió Martín Guzmán, los atendieron representantes del organismo. El mensaje es ‘primero ordenen sus cuentas, y después vemos’. (…) En la Legislatura de Chubut, muchos de los legisladores no representan al pueblo, representan a Pan American Energy, a las eólicas, a los latifundistas, a la Sociedad Rural. Es prácticamente un club de los dueños de la provincia.

A pesar de todo, resalta que estamos hay una gran masa crítica, que son «otros tiempos” y que se tomó conciencia sobre el hecho de que los recursos naturales pertenecen a las provincias, y cada pueblo debería tener voz en decidir cómo se utilizan.

-Intentaron instalar la megaminería como solución. En eso están todos equivocados. El Gobierno Nacional que lo intenta hacer también está equivocado. Es desconocer las luchas de esquel y del No a la Mina de quince años a la fecha. Es desconocer que en el mundo la matriz va para otro lado. Lo único que te dejan es una actividad económica muy cortita en el tiempo y muchísima contaminación. Luego se llevan la riqueza y dejan una desocupación pavorosa y un pasivo social que deben asumir las comunidades afectadas por esta actividad. Es una barbaridad. Es simplemente el negociado de unos pocos. Los empresarios son muy importantes y corre mucho dinero con sobres por abajo.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda