Las dos canciones del Brexit

El miércoles, los parlamentarios europeos despidieron a sus colegas británicos entonando una canción escocesa, tradición infantil que se remonta al siglo diecisiete y fue sucesivamente renovada. Un homenaje a la amistad titulada ‘Los viejos tiempos’:

Podría el conocido Auld ser olvidado,
Y nunca ser recordado?
Podría el conocido Auld ser olvidado,
Y qué de los viejos tiempos?

Por los viejos tiempos, cariño mío
Por los viejos tiempos
Tomaremos una copa de amabilidad
Por los viejos tiempos

Y seguramente serás tu propio sostén
Y seguramente, seré dueña de mí
Y tomaremos una copa de amabilidad
Por los viejos tiempos

Por los viejos tiempos, cariño mío
Por los viejos tiempos
Tomaremos una copa de amabilidad
Por los viejos tiempos

Podría el conocido Auld ser olvidado,
Y nunca ser recordado?
Podría el conocido Auld ser olvidado,
Y que de los viejos tiempos?
Por los viejos tiempos.

El viernes, se armó la fiesta en Londres y otras ciudades británicas. Orgullosos de volver a ser ‘ellos’. Allí entonaron, God Save de Queen, otra canción, no infantil sino patriótica que se remonta a la misma época que la escocesa, allá por los inicios del setecientos. La versión original es God Save de King.

«Dios salve a nuestra gloriosa Reina,
Larga vida a nuestra noble Reina,
Dios salve a la Reina;
Que la haga victoriosa,
Feliz y gloriosa,
Que tenga un largo reinado sobre nosotros:
Dios salve a la Reina.

Tus más selectos presentes en reserva,
Ten el agrado de derramar sobre ella;
Que su reinado sea largo;
Que defienda nuestras leyes,
Y que siempre nos dé motivo
Para cantar con corazón y voz
Dios salve a la Reina.»

Dos canciones medievales fueron las elegidas por los unos y los otros. Vamos para atrás?

L.G.C.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda