Hoy empieza el juicio por la extradición de Assange. Roger Waters encabezó manifestación pidiendo su libertad.

Este lunes comienza, en Londres, el juicio que decidirá si acepta o no entregar a Julian Assange a la justicia norteamericana. Centenares de personas se manifestaron en contra la extradición a Estados Unidos del hombre que desafió a los poderosos del mundo publicando información que debía mantenerse en secreto.

La protesta estuvo encabezada por Roger Water, el líder de Pink Floyd, junto a otros activistas e intelectuales. «Al grito de «solo hay una decisión, no a la extradición» ( “there is only one decision, no extradition” ), los manifestantes marcharon este sábado desde la embajada de Australia hasta la Plaza del Parlamento, en el centro de Londres.

Los convocantes a la marcha, entre los que se encuentran el padre de Julian Assange y el actual director de Wikileads, Kristinn Hrafnsson , denuncian que no tendrá garantías de un proceso justo en los Estados Unidos.

En la Plaza del Parlamento se levantó una modesta tarima en donde hablaron algunos oradores. Conmovedor fue el discurso del padre de Assange quien agradeció a todos aquellos que le hicieron llegar su solidaridad con su hijo, quien permanece en una cárcel de máxima seguridad de Belmarsh desde su arresto en la embajada de Ecuador en abril del año pasado.

Kristin Hrafnsson advirtió, en unas declaraciones a los medios, de que el resultado del juicio determinará «el futuro del periodismo», porque decide «qué sucede con un periodista que difunde información de un Estado veraz y de interés público»

Los querellantes sostienen que Assange puso en riesgo la vida de algunos informantes -ninguno de los cuales parece haber sufrido atentado alguno-, si alguna pena merecía, conviene recordar que lleva diez años de encierro.

El silencio de las corporaciones periodísticas que publicaron y vendieron sus periódicos con la información que le brindaba wikileads resulta estruendoso. Tampoco se han manifestado abiertamente las principales organizaciones políticas del mundo.

Una soledad estremecedora que su padre está tratando de derrumbar al ver el pésimo estado de salud de su hijo Julian.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda