Solo para cortar con tanta dulzura, por Américo Schvartzman

El discurso del Presidente (correcto, sereno, razonable) también dejó claro que el modelo extractivista, tanto agroindustrial como megaminero, no solo no se discute sino que es la «palanca para el desarrollo productivo del país».

Lo dijo varias veces.

Correcta y serenamente.

Pero ya no es tan razonable que luego hablara de «acciones de adaptación y mitigación al cambio climático», cuando primero anuncia: «Vamos a extraer los recursos a partir de un entramado productivo tecnológico y diversificado en todas las provincias argentinas…»

Es decir: vamos a mitigar el cambio climático que nosotros mismos vamos a contribuir a agravar al basar nuestro desarrollo precisamente en los dos elementos principales que producen el cambio climático que queremos mitigar.

Que en el medio anuncie agroecología o ciudades sustentables, por más correcta y serenamente que lo enuncie, es parte del macaneo verde que las clases dirigentes de todo el mundo están manejando.

Una pena.

Como dijo en la ONU Bruno Rodríguez –ese gurí sabio del que casi ya no se habla–: «El poder no hará nada si no se lo reclamamos desde abajo, si no se lucha desde abajo».

Y lo dijo correcta, serena y razonablemente.

Te puede interesar: discurso de Bruno en la ONU

https://www.youtube.com/watch?v=li0vZCfKM_U

Américo Schvartzman el licenciado en filosofía, periodista, humorista gráfico y docente. Director de La Vanguardia Digital, fundador y editor de El Miércoles Digital, portal de Concepción del Uruguay, Entre Ríos. Autor del libro «Deliberación o dependencia. Ambiente, licencia social y democracia deliberativa», entre otros.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda