Empresarios voraces. Se suman casos de hiper- explotación en el mundo

Obligados a trabajar en el matadero

Más de 300 trabajadores se infectaron de coronavirus en el matadero Binefar, un macromatadero de origen italiano ubicado en Aragón, España. El establecimiento exportaba carne de cerdo congelada a varios países asiáticos. La CNT, sindicato anarquista, denunció las condiciones calamitosas de trabajo en ése frigorífico.

El día 20 de marzo se confirmaron los tres primeros afectados por la enfermedad. “Desde la empresa recibí instrucciones para que guardáramos silencio y colocáramos unos carteles en el comedor donde se aseguraba que la planta estaba libre de la Covid19”, asegura Gregory Orozco, un empleado colombiano de la fábrica, y miembro de la CNT, despedido por los italianos tras caer enfermo de coronavirus, junto al resto de su familia.

De acuerdo al portal Público, “El macromatadero de Binéfar (Huesca) fue puesto a andar el verano pasado por un conglomerado familiar de carniceros del Piamonte,denunciados de forma reiterada en Hungría y Polonia, antes de su desembarco en Aragón, por la brutalidad, y ello incluye violencia física, que ejercen contra sus plantillas, por la contratación de trabajadores inmigrantes sin papeles y por sus estafas al fisco, entre otras actividades delictivas. Todas estas conductas criminales fueron investigadas por este diario en una larga serie de reportajes sobre las actividades mafiosas de Piero Pini y su familia, que publicitó sus instalaciones españolas como las mayores de Europa.”

Amazon gana, despide, y renuncia su vicepresidente

Seicientos despidos punitivos en la Empresa Amazon a pesar de ser la multinacional que más ganó en los últimos meses -y hablamos de miles de millones de dólares-. Tal fue el escándalo que el vicepresidente de la empresa, Tim Bray, decidió renunciar para no quedar como cómplice de esa injusticia. Según el ejecutivo, tomó esa decisión porque existe una “toxicidad que fluye por las venas de la cultura de la compañía, elijo no servir ni beber ese veneno”.

Los diarios del mundo destacaron que el gigante de comercio electrónico, Amazon, fue el gran ganador de la crisis del coronavirus. En el primer trimestre del año ganaron 75.450 millones de dólares. A pesar de ese éxito, parece que a los inversores no les gustó que bajaran la media. Y, como si fuera una víctima, después de despedir a 600 trabajadores que se quejaron por las malas condiciones laborales, Amazon advirtió que los accionistas esperen sentados (sic) ya que ha decidido dotar toda su ganancia operativa esperada (4.000 millones de dólares) en gastos relacionados con el coronavirus, en su mayoría vinculados a la seguridad de sus empleados y mejoras sanitarias.

Y por casa ¿cómo andamos?

Techint sigue dando que hablar, más allá de la amenaza de mil quinientos despidos y la masacre de Bérgamo, ahora la UOM denunció que unos cien trabajadores fueron obligados por la firma a romper la cuarentena en la planta de Ternium-Siderar de Canning.

Y en el barrio de Retiro de la Ciudad de Buenos Aires, una patora empresaria o sindical, agredió a un delegado de Coto que denunció que había trabajadores del supermercado con coronavirus y la empresa no había tomado ninguna medida sanitaria. La única medida que tomó fue intimidar al denunciante.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda