Denuncian cientos de despidos encubiertos en Sancor

Obreros de Sancor denunciaron en un comunicado que la empresa “dejó librados a su suerte a cientos de compañeros que mantiene desde hace meses suspendidos”, a la vez que “no les abona ni siquiera el porcentaje del sueldo (75%) que la patronal dispuso arbitrariamente, con el aval cómplice y la aprobación de Atilra”.

Los trabajadores también denunciaron la falta de pago con «el personal que firmó su desvinculación durante 2019, al mismo tiempo que mantiene a los activos con atrasos en salarios (hasta 45 días en algunos casos) y aguinaldos impagos (adeuda los dos SAC correspondientes al año pasado)”.

Por otra parte, en el texto se asegura que «el Centro de Distribución Acceso Norte (CDAN) ha iniciado a partir de este año, con la colaboración del sindicato y de la comisión interna, una persecución directa sobre aquellos trabajadores que mantuvieron una línea independiente en los últimos años. Pretende acallar a los que vinieron denunciando las maniobras que la empresa realiza para que los costos de la reestructuración la paguemos los trabajadores y la responsabilidad de Atilra en dejar pasar dicho ajuste”.

“Desde que comenzó el año en curso, el avance de la patronal ha tomado un carácter brutal, dejando sin trabajo a toda la rama de repositores. SanCor desarmó sectores completos y suspendió a todo el personal repositor, que actualmente se encuentra sin goce de sueldo”, manifestaron.

A su vez, los trabajadores denuncian que con la excusa del protocolo sanitario  la empresa “pretende impedir el ingreso a otros trabajadores, al mismo tiempo que sigue presionando para arreglar retiros voluntarios”.

“SanCor paga como, cuando y cuanto quiere, violando incluso todas las leyes laborales. Y además presiona al personal para que acepte sus condiciones de desvinculación. Porque cuenta con total impunidad: la que le garantiza Atilra -que se la pasó tocando puertas para que subsidien a la empresa, no para organizarnos y pelear- y el Ministerio de Trabajo”.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda