Operativo ‘Cristianos a ayudar’ en Chaco, opina Bruno Martínez

Frente a la polémica desatada por la decisión del gobierno del Chaco de incorporar 1.500 voluntarios de iglesias evangélicas para un control casa por casa de covid-19, el periodista Bruno Martínez, asiduo colaborador de La Columna Vertebral desde Resistencia, nos hace llegar su postura.

Estoy a favor de la gente que pone el cuerpo, aporta su tiempo y esfuerzo para ayudar a evitar que se expanda aún más el nuevo coronavirus, sobre todo en el Gran Resistencia, una de las zonas más afectadas del país. El proceso de desescalada del aislamiento social, preventivo y obligatorio comienza el sábado en el Chaco. Se van a abrir más negocios, van a autorizar más actividades y más gente estará circulando. El tiempo, en este sentido, apremia. Y el Estado solo no puede hacer un relevamiento de tal magnitud en tan pocos días. De ahí que sea clave la participación de estos 1500 voluntarios. Mientras antes se detecten los casos, antes se los puede aislar, tienen menos posibilidad de contagiar y más chances de recuperarse. Además, la resolución del Ministerio de Salud que da el marco legal a este programa, incluye entre lxs voluntarixs a alumnos y alumnas de la carrera de Enfermería y de la Uncaus. Y todo el procedimiento está supervisado por la Dirección de Enfermería, la cual los capacitó previamente. Lxs voluntarios, vale aclarar, sólo entrevistan a la gente buscando síntomas. Los y las trabajadorxs de Salud son los que deciden si hacer o no el hisopado y el procedimiento posterior. Que sean evangélicos, budista, ateos o hinchas de Racing, me importa muy poco. Sí, me parece importante que se mantengan las medidas de bioseguridad a la hora de visitar a los vecinos y que la información recabada quede en manos del sistema de Salud.

¿Está bien si le rezan a alguno o alguna de lxs relevadxs? Si no le molesta a la persona en cuestión, no veo por qué estaría mal. ¿Hubiera estado mejor hacer una convocatoria más amplia, con la posibilidad de que participen otros sectores? Sin dudas. Y creo que todavía se está a tiempo.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda