Desalojaron a trabajadores de la Algodonera Avellaneda

Con una orden solicitada por el fiscal Alejandro Héctor Rodríguez y aprobada «de forma exprés» por el juez Santiago Banegas, cientos de efectivos policiales desalojaron el acampe que mantenían trabajadores de la Algodonera Avellaneda frente a la planta en reclamo de mejoras salariales.

En un comunicado, la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina criticó la decisión de los funcionarios del Poder Judicial, a quienes acusaron de ceder «al propósito repetidamente clamado por el Grupo Vicentin de criminalizar el reclamo salarial de las trabajadoras y los trabajadores de la Algodonera Avellaneda».

«Poco le importó a los funcionarios policiales locales la respuesta del Ministro de Seguridad de Santa Fe el pasado viernes 21 al juez Banegas esgrimiendo el respeto al derecho a huelga y la condición de servicio a la comunidad que impide la actuación para la vigilancia privada permanente, como pretende este grupo empresarial», indicaron desde el sindicato.

Los trabajadores ya habían sufrido agresiones de parte de la patronal el pasado 18 de agosto, cuando dos obreras fueron atropelladas por acompañantes del abogado de la empresa, Héctor Vizcay.

«Todo esto, además, en nombre de la paz social. La única amenaza a la paz social es la que ejerce el Grupo Vicentin condenando al hambre y a la pobreza a quienes desempeñan tareas en la Algodonera Avellaneda, negándose al diálogo, atacándolos con patotas y clamando por su represión. Repudiablemente, hoy funcionarios judiciales cedieron a su voluntad», denunciaron los Aceiteros.

Frente a estos hechos, desde la Federación Aceitera aseguraron que no se quedarán de brazos cruzados, por lo cual podrían anunciarse medidas de fuerza en solidaridad con los compañeros de la Algodonera Avellaneda.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda