Médicos del Mundo detenidos en Guernica

 Un camión de la ONG Médicos del Mundo que asistía a los pobladores del predio tomado de Guernica fue llevado a la comisaría local y tomaron los datos de todo el personal de salud allí presente, frente a la indignación de los profesionales. Más de 2.500 familias se asentaron en tierras abandonadas y el próximo 23 de septiembre la justicia ordenó su desalojo por la fuerza. Aumenta la preocupación de los movimientos sociales. «Un desalojo violento solo sería tirar nafta al fuego», declaró Lito Borello, Sec. de DDHH de la Ctep, a La Columna Vertebral.

Así relata la agencia de noticias Resumen Latinoamericano lo sucedido con la asistencia sanitaria:

«Este sábado, tal cual se había combinado con los y las vecinas de los cuatro barrios de la toma, se instaló en una de las entradas del predio un camión oficial de Médicos del Mundo, perfectamente indentificable ya que tiene en ambos lados del mismo un enorme logo de la entidad internacional. Junto con ese vehículo también se dio cita en el lugar otra camioneta de apoyo de la misma entidad.

Durante todo el día varios médicos y médicas atendieron a los vecinos y a sus hijos, revisándoles y dándoles indicaciones sanitarias de urgencia. Cuando ambos vehículos y el personal médico se aprestaban a retirarse fueron intimados desde varios móviles policiales, exigiéndoles que desviaron su curso y los «acompañaran a la comisaría ya que el Fiscal quería hablar con ellos». En un momento, el camión principal fue detenido también por dos indivíduos que en mal tono reiteraron al conductor del camión que los esperaban en comisaría. Ambos personajes estaban enfundados en camperas tipo militar, uno de ellos vestia un pantalón de camouflage y botas y el otro en su campera lucía el escudo del Sindicato de Obreros de Estaciones de Servicio, GNC, Garagges de Estacionamiento y Lavaderos de Autos de Capital y Provincia de Buenos Aires (SOESGYPE), y la leyenda «Carlos Acuña».

Acuña, aparte de ser el secretario general de ese Sindicato y uno de los titulares de la CGT, es el esposo de la intendenta Blanca Cantero, y según los vecinos de Guernica, el dueño de una de las grandes estaciones de servicio de la localidad.

Lo cierto, es que después de este espectacular apriete a la luz del día, ambos vehiculos de Médicos del Mundo debieron seguir a los patrulleros hasta la Comisaría. Una vez allí, los médicos y médicas, se negaron a entrar y entonces, los policías salieron con planillas donde les tomaron todos los datos sin darles ninguna explicación. Por supuesto, el personal médico protestó y preguntó donde estaba el Fiscal que había sido invocado por los uniformados. No hubo respuesta. Luego de todo este penoso incidente, los dejaron continuar por su camino.

A esta altura de la situación, hubo llamadas a funcionarios del gobierno provincial y a abogados de la Gremial que defiende a los vecinos, dando cuenta del disparate cometido por este extraño combo de policías, sindicalistas y funcionarios del municipio guerniquense.»

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda