Julio y la Causa Peronista, por Héctor Amichetti

Hoy es 20 de septiembre y como todos los años recordamos en esta fecha aquella triste jornada de 1974 en que la Triple A fusiló por la espalda a nuestro entrañable compañero JULIO TROXLER. Coincide con que en estos días se ha vuelto a poner en discusión la conducta de la Policía Bonaerense, fundamentalmente la instrumentación que los sectores reaccionarios ejercen sobre algunos de sus miembros para que sirvan al plan destituyente que se expresa en distintos frentes. La manifestación extorsiva que realizaron algunos elementos de la bonaerense en los alrededores de la Residencia de Olivos presionando al presidente Alberto Fernández con la excusa de un reclamo salarial ha sido una clara demostración al respecto.Julio Troxler fue Subjefe de la Policía Bonaerense durante la gobernación de Don Oscar Bidegain en el breve período que va desde el 25 de mayo al 20 de agosto de 1973.Vale la pena reproducir la carta que envío al Gobernador el día de su renuncia.

«Al Señor Gobernador de la Provincia de Buenos AiresDoctor Oscar R. Bidegain

Objeto: elevar renuncia

A su requerimiento, y por mandato de mi conciencia, elevo a usted la renuncia al cargo de Subjefe de Policía. Al asumir la función conocía las limitaciones que las circunstancias imponían al nuevo gobierno como las consecuencia de un estado de postración económica reflejado, entre otras injusticias, en la dramática presencia de un millón y medio de desocupados impelidos por lo tanto a delinquir. Tampoco ignoraba la incidencia negativa de esta injusta situación de despojo sufrida por tantos argentinos, sobre el ejercicio de la función policial. Precisamente por estas razones, es que imprimí a mi gestión el sello definido y propio de una experiencia forjada a lo largo de la lucha junto a los humildes, contra los poderosos y enfrentando a los mercaderes, en el pueblo y con el pueblo, del brazo con los que no especulan, con los que se equivocan, pero sin dobleces. Consecuentemente con esa causa – que es la causa peronista – el cargo al que renuncio no fue para mí otra cosa que un nuevo destino de los muchos que el movimiento peronista me asignó y he aceptado siempre con orgullo militante, sin reparar en rangos o jerarquías. De allí que esta renuncia no signifique para mí más que un cambio de destino, para continuar la tarea desde cualquier otro lugar, siempre fiel a los que regaron con su sangre el camino de la liberación nacional.

JULIO TOMÁS TROXLER, Subjefe de Policía»

Por eso fue asesinado, las fuerzas de la antipatria jamás pudieron tolerar su entrega sin especulaciones en todas las acciones que fueron necesarias durante la heroica Resistencia Peronista, su decisión de jugarse la vida por el retorno de Perón interpretando ese retorno como el acceso del pueblo al poder.Con el paso de los años y más allá de la caracterización que se haga de los nuevos tiempos históricos, hay algo que nunca cambia y que siempre resultará imprescindible para alcanzar la liberación nacional e instaurar definitivamente la justicia social: la integridad moral de los hombres y mujeres que abrazan de corazón la genuina causa del pueblo.

Sin duda que Julio Troxler fue uno de ellos.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda