Tierra y vivienda: ¿Represión o solución?

¿Será volver a lo rural la respuesta al conflicto de las tomas? Desde los movimientos populares aseguran que sí, y es por eso que propusieron al Gobierno la creación de granjas o quintas en tierras ociosas, para generar trabajo y abastecer de alimentos a bajo precio a la ciudad.

Este método ya está siendo utilizado por el municipio de Moreno, gobernado por Mariel Fernández. Allí, la intendencia se encuentra relevando tierras privadas ociosas y abandonadas. Sus dueños son notificados y se les plantea la posibilidad de que sean destinadas a producción de alimentos.

En relación a esto, la intendente aseguró que «es una salida sobre la situación que estamos viviendo». Se refiere a las tomas, que no son pocas y cuyos desenlaces no están siendo para nada pacíficos.

Este martes, fuerzas policiales realizaron un violento desalojo en un asentamiento en el Barrio Nueva Unión de Rafael Castillo, La Matanza. Aproximadamente 300 familias quedaron en la calle y Brian Saucedo, de 24 años, terminó detenido e incomunicado en la comisaría.

Vecinos de la toma responsabilizaron al intendente Fernando Espinoza, al ministro de seguridad Sergio Berni y al gobernador Axel Kicillof, y denunciaron que los policías dispararon balas de plomo y golpearon mujeres y niños.

La iniciativa de los movimientos populares puede ser una solución a las tomas y sus violentos desalojos. Mientras la policía reprimía vecinos en La Matanza, la intendencia de Moreno inauguraba el primer predio puesto en producción bajo la modalidad de consorcio entre un privado, el municipio y productores de la agricultura familiar.

Tras cuatro intentos de tomas, Jorge Vieytes, dueño de las tierras, acordó con la intendencia destinarlas durante los próximos diez años a la producción agroecológica. Esto permitió que la intendencia convocara a quince familias de productores hortícolas de la cooperativa 15 de abril de La Plata, integrante del Frente Agrario Evita. A ellas se sumarán otras organizadas en Asoma, la rama agraria de la Corriente Clasista y Combativa.

Los productores pagarán un alquiler por las 75 hectáreas, tendrán trabajo y producirán alimentos. Una resolución ideal que beneficia a todos y que, dada la cantidad de tierras ociosas que existen, podría ayudar a una gran cantidad de personas. María Giménez, responsable del Instituto Municipal de Desarrollo Económico Local, estimó que Moreno tiene más de mil hectáreas ociosas. Su trabajo es intentar contactar a los dueños.

«Nos pasa que hay dueños de tierras ociosas que podemos ubicar, pero hay otros que no: hay quienes pagan los impuestos pero no están presentes, no le dan ningún uso a la tierra y tampoco aparecen cuando los notificamos. Y nosotros, como estado municipal, nos encontramos con que estamos todo el tiempo impidiendo tomas”, explicó.

El camino tomado por la intendencia de Moreno podría ser la guía para otros municipios del conurbano. Así lo manifestó Miguel Gómez, secretario de Agricultura Familiar de la Nación, quien además destacó al modelo de Moreno porque acuerda con privados.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda