Son 176 los fallecidos por razones laborales en el primer semestre 2020

El último informe provisorio de ‘accidentabilidad laboral’ publicado por la Superintendencia de Riesgos de Trabajo (SRT) indica una baja del 28% de accidentes con relación al año pasado. Aún con esta optimista presentación del informe, no hay nada que festejar. Dicha mejora estadística coincide con la interrupción de muchas actividades por culpa de la pandemia.

La cifra de muertos entre enero y junio de 2020 es escalofriante: 176 trabajadores y trabajadoras perdieron la vida por enfermedades profesionales o accidentes ocurridos en sus puestos laborales. Aún si se quiere ver como positiva la reducción del 28%, esto significa que el año pasado, en seis meses de actividad normal, se produjeron más de 220 fallecimientos por el solo hecho de trabajar en condiciones no adecuadas contando solo a quienes tienen empleos registrados. Imposible establecer cuál es la cifra real de accidentados y muertos contando el trabajo informal que en Argentina llega al 40% de la población. Cabe considerar que en un año se sumaron 4 millones de personas desocupadas o con trabajo en negro ya que la desocupación creció más del 13%.

El reporte oficial de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo también indica que hubo 15.495 casos de contagio de Covid-19 en los lugares de empleo. Por tal motivo, se registra un aumento de enfermedades profesionales de un 119%.

En declaraciones al portal El Grito del Sur, Leandro Muñoz, abogado especializado en derecho laboral, explica que en las las cifras publicadas por la SRT no están contemplados Ramiro Cayola Camacho, Franco Almada, Miguel Ángel Machuca, Emma Riosendaulv Joncka, ni Jorge Alejandro Pirriz Umpierrez, trabajadores de plataformas de reparto que integran la lista de fallecidos durante la pandemia. “El problema en los trabajos de plataformas como Uber o Rappi es que las empresas ocultan la relación de dependencia, entonces se desligan de sus obligaciones de cobertura y de prestación de ART. No los registran como sus empleados y, por lo tanto, no se ven obligadas a cumplir con la Ley de Riesgos del Trabajo 24.557, que rige para las relaciones laborales de dependencia”.

En el año 2017, cuando se conoció el último censo de accidentes laborales que indicaba que morían 1,5 personas por el solo hecho de trabajar, La Columna Vertebral lanzó su campaña #BastaDeMuertesObreras con el fin de sensibilizar a la población sobre un flagelo evitable. A pesar del parate industrial, tanto en la construcción como en cantidad de oficio prescindible, el promedio se mantiene casi inalterable. Hoy volvemos a decir: Ni un trabajador menos.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda