Y de pronto
me transformé en persona de riesgo
cuando ya creía que todos los riesgos
habían pasado
Los escapes las huidas los encierros
la clandestinidad la mordaza el vacío
caminos del ayer que parecían
definitivamente desterrados
Pero de pronto
me convertí en persona de riesgo
nuevamente
Un peligro fresco flamante y silencioso
al cual mi cuerpo debe esquivarle y ahuyentarlo
fugitiva de la vida otra vez
otra vez guardarse esconderse
andar por nuestras calles con cuidado
atenta a quien camina a mi lado no sea cosa
El tablero de la vida
y su macabro juego
Y qué hago
a quién le ofrezco hoy mi sonrisa
y mis lágrimas
la palabra susurrada o cantando
a que piel hoy no acaricio
qué hacer con los labios que no beso
ni siquiera en este nuevo exilio se me permite
acurrucarme en algún refugio compartido
Condenada a la soledad de mi comarca
aunque insistas vida en querer derrotarme
no lograrás oscurecer mi alma nunca más
ni arrancarme la alegría ni los sueños
ni las fuerzas ni las ganas ni el futuro
hoy te miro a los ojos y no te temo
y te ganaré nuevamente esta batalla

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here