Marco Campos, delegado de los autoconvocados del Hospital Regional Castro Rendón, charló con La Columna Vertebral sobre el conflicto que mantienen los trabajadores de la salud con el gobierno provincial, la falta de apoyo del sindicato y las medidas de fuerza que se llevaron a cabo a lo largo y ancho de todo Neuquén.

Los profesionales de la salud de Neuquén ya llevan más de un año con el salario congelado. Año histórico por la pandemia mundial que le dio a todos los trabajadores un cálido reconocimiento por parte de la sociedad, pero una total indiferencia de parte de las autoridades. Con una oferta del 12% de aumento frente a una inflación acumulada de más del 40%, los profesionales de la salud de distintos hospitales decidieron formar asambleas y luchar. “Planteamos que teníamos que salir a pelear. Así que conformamos una organización con mandato en asambleas, la Interhospitalaria”, explicó Campos.

“EL ROL DE LOS SINDICATOS ES BASTANTE NEFASTO”

El primer objetivo fue visibilizar el destrato de parte del gobierno. La asamblea decidió medidas de fuerza que ya llevan más de 55 días y comprenden cortes de ruta en toda la provincia. “El gobierno desde un comienzo nos invisibilizó, nos ninguneó. Un destrato enorme hacia las compañeras y compañeros de los hospitales. Hace 40 días estábamos en uno de los cortes cuando nos enteramos que los diputados de la provincia se habían aumentado 70 mil pesos el básico; pasaban a ganar 300 mil más los gastos de bloque y todo eso, mientras los trabajadores seguíamos reclamando una recomposición salarial”, relató el delegado.

Marco aseguró que el gobernador Omar Gutiérrez “no ha dicho ni una sola palabra sobre el conflicto con los trabajadores de la salud” y criticó duramente el accionar de los sindicatos en esta lucha. “Como autoconvocados el movimiento es transversal. La unidad se logró con la asamblea. ATE y UPCN firmaron un acuerdo en contra de la voluntad de las asambleas de los trabajadores de la salud y desde ahí se dedicaron a atacar, a conformar listas negras junto a la jefatura y direcciones de los hospitales. La verdad que su rol ha sido bastante nefasto”, aseguró Campos.

“EN UN CORTE NOS ENTERAMOS QUE LOS DIPUTADOS SE HABÍAN AUMENTADO 70 MIL PESOS EL BÁSICO”

Los autoconvocados encontraron en la figura del elefante el símbolo de su lucha. “Carlos Quintriqueo, de la conducción de ATE Neuquén, salió a decir despectivamente que lo de los autoconvocados era como bailar con un elefante, que no sabían por dónde agarrarlo. Los compañeros agarraron ese insulto y lo redefinieron. El elefante es una figura que expresa bastante bien el sentimiento, el peso y la fuerza que tienen los trabajadores y las trabajadoras de la salud organizados”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here