Luego de un operativo sorpresa realizado en nueve establecimientos rurales productores de frutilla, de la localidad de Coronda, los inspectores del la delegación Santa Fe Sur del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre), se encontraron con una explotación a los trabajadores que violaba todas las leyes: la mayoría de los 51 peones relevados no estaban inscriptos ni registrados. Tampoco tenían ropa o calzado ni acceso a baños. 

El delegado provincial de Renatre Santa Fe Sur, Andrés Alasia, confirmó: “muchos de ellos trabajaban descalzos”. Y agregó que la precariedad laboral era tal que “no contaban con baños ni vestuarios, faltaba de agua potable, planillas de horarios y descansos, elementos de higiene y seguridad, ART, entre otras carencias”.

Desde ya, tampoco la paga era la correspondiente de acuerdo al convenio por ley. Así trabajan los cosechadores de frutillas en nuestro país. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here