Víctor Grosi, secretario general del SITRAIC, pasó por La Columna Vertebral para charlar sobre las agresiones recibidas tras la inauguración de una seccional del gremio en La Plata y la oposición de su sector a los métodos de la UOCRA. 

-Construimos el SITRAIC con un gran sacrificio de muchísimos compañeros. Lo construimos fundamentalmente porque no coincidíamos con el método que la UOCRA ya venía implementando. Venía generándose una vandalización del sindicalismo, desindicalizando a los trabajadores, sometiéndolos por el miedo. Ese proceso nosotros decidimos enfrentarlo fundando un nuevo sindicato. Cuando construimos el SITRAIC lo hicimos recogiendo las tradiciones de lo que era un sindicato; no aspiramos a ser un holding económico ni aspiramos a otra cosa más que una herramienta… hoy ya concretamente para librarse de la decadencia que significa la UOCRA, que como sindicato mayor en la construcción no ha generado una mejora en la vida de los trabajadores y se ha sometido a las grandes empresas. Hoy los trabajadores de la construcción estamos al arbitrio de lo que se le ocurra a la UOCRA o al sector empresario que representan los grandes intereses, porque, por ejemplo, se han destruido cientos de pymes de la construcción y el sindicato no ha hecho nada por generar una política para que esas pymes no caigan. Porque la realidad es que para que haya trabajo tiene que haber empresas.
 
“PARA QUE HAYA TRABAJO TIENE QUE HABER EMPRESAS”
 
Más allá de las diferencias en cuanto al manejo sindical, Grosi destaca el enfrentamiento que mantuvieron con Gerardo Martínez, secretario general de la UOCRA, por su trabajo como espía del Batallón 601 durante la última dictadura militar.
 
-Fue en 2010 cuando Cristina ordenó la desclasificación de los agentes civiles de la dictadura, que fueron aproximadamente 4 mil, entre los que figura Gerardo Martínez como agente de reunión. En ese primer listado que apareció en la revista 23 él no aparecía, estaba en el listado original pero alguien lo había ocultado para la aparición en la revista. En ese caso, cuando nosotros hicimos la denuncia junto con organismos de Derechos Humanos, con María del Carmen Verdú, nos acompañaron una serie de organismos y personalidades de los Derechos Humanos y nunca pudimos ser querellantes de esa causa, que fue archivada Nosotros movilizamos, se volvió a abrir y luego se volvió a archivar. No está cerrada porque las causas de lesa humanidad no cierran, está archivada. Cuando uno mira la realidad de lo que está pasando en la industria de la construcción, no hay semana que no aparezca en policiales, producto de la extorsión, de la cocina, de la entrega de trabajadores, de trabajo en negro, de los accidentes evitables con muerte de trabajadores permanentemente, con muchos de los trabajadores que mueren que están en negro y que aparecen un día en los medios y al día siguiente desaparece porque aparece la plata de la UOCRA. Frente a este cuadro que sería muy extenso describirlo en su totalidad, es que nosotros venimos avanzando paso a paso con un método diferente basado fundamentalmente en la democracia sindical y en la libertad sindical, porque lo que expresamos nosotros como sindicato es que el trabajador pueda elegir cuál es la herramienta que él quiere utilizar para defenderse de los atropellos de la injusticia, de los bajos salarios y de las malas condiciones.
 
 
LCV: ¿El SITRAIC puede colgar un cartel en alguna obra de sus afiliados garantizando este tipo de cosas, ya se ha dado eso? Porque es súper visible el tema de UOCRA como garantía de derechos aún cuando la mayoría de la gente sabe que esto no está tan claro.
 
– El cartel ese de UOCRA Presente apareció cuando nació el SITRAIC. Era como marcar la cancha. En un alto porcentaje las obras están en negro, los trabajadores en muchísimos casos sin los elementos de seguridad, sin las condiciones mínimas de baño, comedor, un lugar decente para sentarse y comer, y por supuesto sin agua fría con estos días de calor. Nosotros lo detectamos permanentemente eso y lo vamos normalizando, y a su vez precisamente sobre esos trabajos que hemos hecho es que ha crecido nuestro sindicato. Pero nosotros no vamos a poner nunca el cartel. Hay trabajadores que nos piden porque andan bandas por todos lados, sobre todo los viernes, andan coimeando diferentes bandas de la UOCRA, que se autodenominan UOCRA, apretando empresas, apretando contratistas y sacándole plata y haciendo de esto un sistema recaudatorio a cambio de que el contratista o empresario haga lo que quiera. Esto es una cosa muy común en la construcción, y nosotros no vamos a poner los carteles de SITRAIC por una sencilla razón: el sindicato no es propietario de los trabajadores, los trabajadores son los propietarios del sindicato, y nosotros no necesitamos hacer eso porque en definitiva nosotros tenemos cientos de casos que cuando los trabajadores se afiliaron lo primero que pidieron fue sacar eso.
 
“NO VEMOS EN LA CGT UNA BÚSQUEDA DE SOLUCIONES PARA LOS TRABAJADORES”
 
Hace dos semanas, un grupo de trabajadores del SITRAIC fue agredido por hombres del Pata Medina luego de que se inaugurara la seccional La Plata del sindicato. En relación a esto, Grosi relató los hechos y criticó la pasividad de algunos dirigentes.
 
– Te cuento bien qué pasó. Nosotros no estábamos en La Plata. Medina está preso y La Plata fue intervenida. El sistema está vandalizado y entonces un grupo muy importante de más de 2 mil trabajadores, a través de un sindicato hermano nuestro, pidió hablar con nosotros. Se produjo una reunión con esos trabajadores en un camping desde el sindicato hermano nuestro, y ahí comenzó la charla y el protocolo que nosotros tenemos, porque hay una serie de cuestiones que exigimos para abrir una delegación del SITRAIC que deben ser cumplidos. Este es el proceso en el que estamos hoy en La Plata. ¿Qué pasa? Hoy acaban mis compañeros de hacer una nota con respecto a la prisión de Medina, porque la UOCRA fue y felicitó al juez porque lo había metido preso y, ahora como nació el SITRAIC con mucha fuerza en La Plata lo están resucitando. Nosotros creemos que la cuestión de la organización de los trabajadores es mucho más profunda que pegar cuatro gritos y romper una puerta, sino que tiene que ver con la decisión de los trabajadores. Porque sino lo que pasa es que los trabajadores terminan siendo instrumentos del dirigente. En el caso de SITRAIC estamos en la CTA Autónoma, pero tenemos el caso de la CGT: nosotros no vemos en la CGT una actitud de búsqueda de solución para los trabajadores. Esto lo que marca es que hay un sindicalismo que se va agotando y quedan enredados en su propia decadencia, y el caso más exacerbado es el de la UOCRA donde vuelven los mismos jugadores.
 

 
 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here