Este 8 de marzo, las mujeres del Movimiento Campesino de Santiago del Estero, realizaron distintas actividades en la provincia para decir ‘Basta de violencia machista’: jornadas de ferias, intercambio, talleres sobre los derechos de las mujeres, entre otras. Además, hoy se inauguró la Casa de la Mujer del Campo y la Ciudad en la localidad de Monte Quemado, al norte de la provincia de Santiago del Estero.

En un comunicado, las mujeres del Mocase expresaron:

“Al día de hoy, el MOCASE está acompañando más de 300 situaciones de violencia hacia las mujeres del campo y los barrios populares. Estamos organizadxs en todo el interior del interior, a lo más profundo de nuestra provincia, para garantizar los derechos de todas las mujeres y las infancias cuidar y contener aquellas mujeres y niñes que estén sufriendo violencia de cualquier tipo. Por ello, esta Casa de la Mujer funcionará en el predio donde la comunidad lule Vilela la Armonía tiene su radio comunitaria FM Monte Adentro y se empezará con un comedor comunitario y un centro de contención y acceso a los derechos para las mujeres Campesinas y de los barrios de Monte Quemado.”

En el mismo, admiten que no es fácil pararse frente a los abusos y que todavía sufren violencia de parte de aquellos que no quieren que avancen. “Vamos a seguir dando la lucha estructural contra este sistema capitalista y patriarcal. Por eso esta lucha la damos también al interior de nuestra organización.”
En ese sentido, informaron que el MOCASE ha decidido no tolerar ningún tipo de violencia hacia las mujeres ni sostener entre sus miembros violentadores de mujeres, abusadores ni sus cómplices, apañadores ni convivientes. ‘Las mujeres decimos Basta de violencia: verbal, psicológica, política, física o simbólica’.

Para poder acompañar a todas las mujeres que sufren violencia de género en zonas rurales o barrios, se abrió La Casa de la Mujer del Campo, donde podrán ser escuchadas e incluso permanecer allí si se encuentran en situación de riesgo. “Nuestro compromiso es con la Vida, los Derechos, el Territorio y el protagonismo y la fuerza de las mujeres organizadas, defendiendo los derechos de todas. Esa es nuestra prioridad, no más lugar para los maltratadores. Construiremos un mundo donde las mujeres campesinas indígenas podamos ser, de la mano de todas las mujeres luchadoras del campo y la ciudad y organizadas en un movimiento comprometido en la lucha.”

El comunicado concluye: “No nos paran más. Se va a caer, se va a caer, el patriarcado y los violentos van a caer.” Y agrega: “La vacuna contra el machismo, el patriarcado y el capitalismo es el feminismo campesino y popular”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here