A pocos kilómetros de una de las cataratas más imponentes del planeta, hay un pueblo sin agua potable: Puerto Iguazú. Este domingo, de manera espontánea un grupo de vecinos junto a la agrupación mujeres autoconvocadas lanzaron a través de las redes sociales una convocatoria abierta a toda la comunidad para manifestarse y exigir respuestas por parte del Instituto Misionero de Agua y Saneamiento Imas tras 48 horas sin agua potable. Se congregaron a las cinco de la tarde frente IMAS, en avenida Victoria Aguirre. Denuncian la ineficiencia de la empresa que recién 16 horas después de haber suspendido el suministro de agua potable le avisaron a la comunidad y solicitaron el cuidado del agua cuando ya casi nadie tenía.

Según publica el portal El Territorio: “Desde Imas explicaron que continúan trabajando intensamente para estabilizar las bombas sobre la balsa y aún no tienen un horario estimado de finalización del trabajo. No obstante la planta potabilizadora está trabajando con un caudal mínimo de agua que es tomada del arroyo mboca-í. El faltante de agua potable se debe a la bajante del río Iguazú que se registró en los últimos días. En menos de 24 horas se registró un descenso de casi tres metros y continuó bajando. Este domingo la altura es de 4 metros según informaron desde Prefectura Naval Argentina.”

Más allá de la abrupta bajante -cuya razón nadie explica- las causas parecen ser otras. Según relató Hugo Armoa, referente del Movimiento Social Activo de Iguazú: “se trata de un problema que data de 30 años, ya que hay una sola planta potabilizadora que además no está modernizada, y extraer el agua del Río se vuelve cada vez más dificultoso. También denunció que desde las autoridades responsables existe la voluntad política de dejar al pueblo sin agua.”

Los vecinos autoconvocados continúan en estado de asambleas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here