Este fin de semana comenzó a tomar forma la propuesta surgida de un grupo de vecinos autoconvocados de la Comarca Andina luego de los brutales incendios que destruyeron los bosques. El objetivo inicial es recuperar el suelo y la vegetación afectada por el fuego en los barrios El Pinar, Bosques del Sur y Ecoaldea, en los alrededores de Lago Puelo.

“Simular un otoño” es el nombre de la campaña que inició este sábado bajo la premisa de “devolverle a la tierra la materia orgánica que necesita para su recuperación tras el incendio del 9 de marzo”. Tal como explica el portal Noticias de El Bolsón, se hará con el aporte de residuos vegetales, semillas de pasto y otros componentes nutritivos para generar micorrizas, órganos que se generan debido a la combinación simbiótica entre la raíz de una planta y los micelios de un hongo. Trabajan como un sistema de absorción que se extiende por el suelo, con el fin de tomar el agua y nutrientes que la planta necesita (nitrógeno y fósforo, principalmente).

“La idea no es solo reforestar el bosque, sino también recuperar el suelo, fortaleciéndolo con nutrientes y proyectar espacios en donde se puedan hacer huertas orgánicas, comunitarias y sociales”, explicó Raúl Luciano Becerra, uno de los impulsores de la iniciativa que surgió a partir del impulso de dos vecinas de Ecoaldea, Aldana y Gabriela.

A tal fin, es preciso aprovechar que todavía hay días lindos y sol a pleno. La comunidad puede colaborar a través de la disposición para levantar las hojas secas de los nogales, lengas, pasto del jardín y todas las plantas que pierden sus hojas en otoño y traerlas a los parajes arrasados por las llamas, para depositarlas en los sectores más dañados, aquellos donde el fuego fue intenso y quemó hasta 50/70 centímetros de profundidad”.

“Allí no hay nutrientes ni señal alguna de vida y hay que restablecerla. Quienes no puedan participar de la primera jornada, igual pueden venir en el transcurso de la semana. Solamente pedimos que no traigan mosquetas u otras plantas invasivas. Posteriormente, el objetivo es reforestar con especies nativas, tenemos miles de semillas de cipreses, pero antes hay que hacer las tareas primordiales”, recalcó Becerra. La meta es que sea un espacio verde que produzca alimentos orgánicos para el consumo de sus habitantes y sea autosustentable.

No es la única iniciativa surgida de la comunidad para recuperar lo perdido en la catástrofe. Otro vecino, Jorge Belanko, está terminando de construir la sexta casa de barro junto a un equipo de voluntarios.

Y la vida continúa en la Comarca Andina, no hay fuego que la destruya. Por eso , los vecinos convocan a toda la comunidad a participar y agregan: “Bienvenido también el aporte de alguna ONG o fundación que se quiera sumar, sabemos que la ayuda llega primero a los municipios, pero acá no queremos políticos haciendo campaña y sacándose una foto pretendiendo sacar tajada de una desgracia”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here