fbpx
Connect with us

Destacada

Una historia de la Clase Obrera, por Leónidas Ceruti

Los libros de Leónidas Ceruti, “Aceiteros y Desmontadores Hacemos Historia 1947-2017. 70 años. Tomo I” (publicado por la Federación Aceitera) y en “Clase contra Clase. Argentina entre 1952-1976. El Quinto Relato”, son una impecable investigación histórica sobre las luchas obreras en Argentina. Exceden largamente la memoria de los Aceiteros porque ningún gremio actúa solo, se encuentra ensamblado en un contexto social, histórico, cultural y económico. Aquí compartimos algunos fragmentos seleccionados por el autor.

El plan de lucha de l 1963 de la CGT.

Durante enero del año 1963, se celebró el Congreso Normalizador de la CGT, en el que se eligió una nueva conducción, formada por dirigentes de las 62 Organizaciones Peronistas, y de los gremios independientes en partes iguales, designándose un secretariado a cuyo frente se ubicó a José Alonso, con la bendición de Vandor. Se decidió un Plan de Lucha, con cinco etapas, desde mayo de 1963 hasta julio de 1965, con un programa que incluía reclamos en lo social, económico y político. (….) La primera etapa se inició el 27 de mayo de 1963, con una semana de protesta, culminando el 31 con una huelga general nacional de 24 horas. Las otras etapas del Plan de Lucha de la CGT se implementarían durante el gobierno de Illia, y la conflictividad iría en aumento. Finalizaba otra etapa de enfrentamientos entre la clase obrera y la burguesía. Se dieron negociaciones, traiciones, tomas de fábricas, presentación de programas obreros, lo que trajo nuevas experiencias, donde no faltó la represión.

El gobierno de Illia y la CGT.

Al entregarle el 12 de octubre de 1963 José María Guido a Arturo Illía los atributos presidenciales, le traspasó también el poco cómodo cargo de adversario de la CGT. La relación del movimiento obrero con el nuevo gobierno radical, desde el comienzo fue conflictiva, ya que estaba en pleno desarrollo el Plan de Lucha de la CGT, que no se interrumpió ni se levantó con la asunción del nuevo gobierno. Con los años, en 1970, Ricardo Balbín, denunció que dicho plan fue gestado por Levingston y Alonso. A partir de la segunda mitad del 63, el sindicalismo sufrió un aislamiento relativo. En agosto Miguel Gazzera, dirigente sindical peronista, realizó un informe en el que aconsejaba seguir una línea de oposición frontal al gobierno de Illía, al que “hay que golpear violentamente con huelgas”. Ese era uno de los flancos débiles del radicalismo, sus escasas vinculaciones con los gremios. El 6 de diciembre, la CGT convocó a la primera huelga contra Illía, y al mes el Comité Confederal decidió el calendario de la Segunda Etapa del Plan de Lucha. El mismo consistió en ocupaciones masivas de fábricas durante mayo y junio. El secretario general de la CGT, José Alonso, calificó al gobierno como surgido “de un acto electoral fraudulento, en el cual los trabajadores no pudieron votar por sus candidatos ni ser electos”. Se cuestionaba la capacidad del gobierno, su lentitud, el creciente costo de vida y la desocupación. En febrero de 1964, se informó la continuación del plan de lucha, y Alonso declaró que las ocupaciones de fábricas eran actos legítimos. El movimiento obrero estaba organizado a través de distintos agrupamientos. Por una parte, se encontraban las 62 Organizaciones, que agrupaban a la mayoría de los sindicatos de obreros fabriles; por otra los Gremios Independientes, entre los que se encontraban sindicatos importantes como la Unión Ferroviaria y la Federación de Trabajadores de Luz y Fuerza; el Movimiento de Unidad y Coordinación Sindical (MUCS), de orientación comunista, y finalmente un agrupamiento antiperonista, que no forma parte de la CGT, los 32 Gremios Mayoritarios Democráticos.

El Vandorismo

Durante esos años, se fue dando un proceso donde se consolidó fundamentalmente el llamado “Vandorismo”. Las características de esa dirigencia gremial fueron: burocratización de los dirigentes y de las estructuras sindicales, integración al sistema político institucional, métodos autoritarios, negociaciones, pragmatismo, matonaje, utilización de la representatividad de los sindicatos en las disputas políticas dentro del peronismo. El poder de la burocracia sindical estaba sustentado entre otros factores en:*.- La Ley 14.455 de Asociaciones Profesionales, sindicato único, no federaciones, sindicatos nacionales, sindicatos de primer grado: negociaciones y disciplina dentro del gremio.*.- Poder Financiero de los dirigentes sindicales y los sindicatos. *.- Violencia y gansterismo de los gremialistas: control de la oposición.*.- Dominio de las elecciones de los gremios: Potestad de las Juntas Electorales. Entre 1957 y 1972, sobre 25 sindicatos con más de 25.000 afiliados, solo 2 derrotas electorales.

El ejemplo de esos dirigentes sindicales fue el “lobo” Vandor, como lo apodaban sus incondicionales 220.000 metalúrgicos. Negociador con empresarios y militares, fogueado en la resistencia, estuvo preso tres meses durante la “Libertadora”. Patotero, violento, fue la pesadilla de los radicales en los años de Illía, que se puso el saco y la corbata para asistir a la asunción del golpista Onganía. Fue el cerebro dominante del poderoso aparato de la CGT, que agrupaba hacia 1964 a unos dos millones de trabajadores y movía anualmente un presupuesto superior a los cien millones de pesos. A los 16 años trabajó en la fundición Renaud, en Rosario, luego en 1941 se incorporó a la marina como aspirante a suboficial en la Escuela de Mecánica de la Armada, llegando a cabo primero maquinista. Luego en los establecimientos Philips lo eligieron delegado de la fábrica. Con el golpe del 55, fue detenido y estuvo detenido cuarenta y ocho días en la Penitenciaria y noventa en Caseros. Encabezó la línea blanda dentro del sindicalismo, buscando el poder por la estrategia de la evolución en contraposición a Framini, hombre de barricada, de la línea dura, que buscaba el poder por la revolución.

Vandor, era pragmático y oportunista, intentó la creación de un proyecto político de los trabajadores, o sea un movimiento político de base sindical. Entre sus amigos estaban los dirigentes Amadeo Olmos y Miguel Gazzera. Principalmente durante 1965 y 1966, se dio el enfrentamiento entre Vandor vs Perón-Isabel, impulsando el llamado “Peronismo sin Perón”. Rodolfo Walsh, en un artículo periodístico del 22 de mayo de 1969 titulado ¿Qué es el vandorismo?, luego de historiar los orígenes y desarrollo de la industria metalúrgica, comentó el surgimiento y la personalidad de Vandor de esta manera “A propuesta de Paulino Niembro, que en su carácter de componedor de tendencias declina aspiraciones propias, el congreso de la UOM reunido en el Luna Park elige secretario general de la Capital a un delegado de la firma holandesa Phillips. Lo apodan, precisamente “el holandés”, alguno de los antepasados debió sustituir el Van Thorpe original por el de Vandor, con que figura en las boletas. Su prontuario “depurado en agosto de 1958, dice que nació en Bovril, provincia de Entre Ríos, el 26 de febrero de 1923.

Alrededor de este hombre ha de confluir la mayoría de expectativas, temores, ansiedades y mitos de la historia del gremialismo argentino. Es poco lo que se sabe de su pasado. Seis años transcurridos en la Armada, de donde egresó como cabo primero, alimentan la versión de que fue siempre un agente del servicio de informaciones navales. Otras fantasías se oponen a ésa: en junio de 1955 habría encabezado las columnas metalúrgicas que desafiando precisamente el bombardeo de la Marina acudieron en auxilio de Perón. Unos lo pintan regando con clavos Miguelitos los caminos de la represión, en el año 56, otro, negociando en secreto con los jefes de esa represión”. Luego vendría la época de Frondizi y el Plan Conintes, y de esa época Walhs dijo que “Doce mil metalúrgicos han caído en esa primera ola represiva, pero el gremio mantiene su poder. La influencia de Vandor es importante. Su despido de Phillips, tres meses de cárcel, cierto papel en la Resistencia, le abren el camino”. (33)

Otro dirigente de importancia y con gran poder en esos años fue José Alonso, designado secretario general de la CGT desde 1963. Fue un sindicalista con ilusiones “Neocorporativas”, plasmadas en un documento sobre el cambio de estructuras, titulado “La CGT en marcha hacía el cambio de estructuras”, publicado en enero de 1965. Por una parte había tejido cordiales relaciones tanto con las cúpulas eclesiásticas como militares, y por otra había logrado independizarse del todopoderoso Augusto Vandor. Así como el “lobo” era un hombre de acción, Alonso brillaba en los gabinetes, estudioso, muy lúcido y despierto estratega. Llegó a secretario general de la central obrera como mero títere del metalúrgico, pero fue sustentando ideas propias y no se lo podía desalojar de su cargo. Su fuente de poder residía en la burocracia cegetista y en su gremio integrado mayoritariamente por mujeres, al que un jerarca gremial descalifico llamándolo el sindicato de “Cincuenta costureras”. (34)

Las 11.000 fábricas tomadas en junio de 1964

El Comité Central Confederal, de la CGT, el 1º de mayo de 1964, aprobó “poner en ejecución la segunda etapa del plan de lucha que abarcó: a) entre el lunes 18 de mayo y el 15 de junio, ocupación parcial, zonal y por grupos en la forma que indicara el Consejo Directivo de la CGT; b) entre el 15 y el 16 de junio, como culminación de esta segunda etapa, ocupación total y simultánea en todo el país por el término de 24 horas; c) el Consejo Directivo de la CGT planificará con la consulta correspondiente a los organismos confederados todas estas acciones de lucha a los efectos de una perfecta eficacia y sincronización;…”. Las masivas tomas de fábricas se desarrollaron a lo largo de siete operativos, entre el 21 de mayo y el 24 de junio de 1964.

Las jornadas elegidas fueron el 21, 27, y 29 de mayo, 2, 3, 5, 18 y 24 de junio, en las cuales según datos de la CGT, 3.913.000 trabajadores ocuparon 11.000 establecimientos. Dichas ocupaciones se cumplieron con justeza matemática. No hubo ni un desajuste, ni una vacilación, ni una demora. “Nosotros no lo hubiéramos hecho mejor”, manifestó con asombro un militar en actividad. En junio, la revista Primera Plana, señalo a Vandor, como el principal inspirador del Plan de lucha de la CGT y como un activo opositor al gobierno, convencido de que caería y la necesidad de que el sector sindical participe activamente en ese proceso, junto a las FFAA. La tercera etapa, se inició el 3 de agosto de 1964, para exigir al gobierno “el cambio de estructuras económicas, social y política”. Las medidas de lucha esta vez fueron los cabildos abiertos entre agosto y septiembre. Mientras que durante noviembre y diciembre se desarrolló la cuarta etapa, con concentraciones y marchas en distintas ciudades, para culminar con una huelga general por 48 hs el 17 y 18 de diciembre. Ese mes dio comienzos el operativo retorno de Perón al país, que había declarado en Madrid “Volveré este año a la Argentina. Imagino que el presidente Illía, al insinuar mi regreso, lo hace de buena fe, ofreciéndome garantías”. A la vez, un vocero de la CGT, declaró “Nuestro próximo paso será lisa y llanamente, ocupar las fábricas para hacerlas producir. Es decir: una auténtica revolución social. Pero no tendremos que llegar a tanto. Antes deberá ocurrir algo…”.

Seguir leyendo
Comentá

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Destacada

Reunión de la ITF en el Vaticano: sindicatos advirtieron una recesión mundial por culpa de la codicia empresarial

Tras la reunión entre la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales y la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF), el organismo internacional publicó un comunicado en el cual detallaron los temas discutidos y apuntaron que la codicia empresarial y los “poderes fuertes” están impulsando una recesión mundial que sumirá a millones de trabajadores y trabajadoras en la pobreza.

La reunión abordó las repercusiones de la pandemia mundial para el personal del transporte, ilustró las enseñanzas de la Iglesia a través de experiencias prácticas y propició el entendimiento común de algunos de los retos a los que se enfrentan los trabajadores y las trabajadoras.

Entre los temas urgentes a tratar, desde la ITF destacaron “las repercusiones del cambio climático para el personal del transporte y la necesidad de que los trabajadores y las trabajadoras participen en la toma de decisiones a fin de garantizar una transición justa, sobre todo en los países del Sur Global; los efectos de la pandemia de COVID-19, en particular la consiguiente escasez de mano de obra con experiencia; el fin de los conflictos armados que siguen causando muertes y desplazamientos forzosos a gran escala; la amenaza de una recesión a nivel mundial como consecuencia de las demás crisis”.

Por otro lado, desde el organismo manifestaron que durante la pandemia “los trabajadores y las trabajadoras respondieron a la pandemia mundial con el mayor acto de solidaridad internacional jamás visto”, en tanto que “el personal del transporte mantuvo el mundo en movimiento y continuó transportando bienes esenciales para salvar vidas”.

“Ahora nos enfrentamos a la convergencia de varias crisis mundiales: la emergencia climática, las guerras nacionales e internacionales y la posibilidad de una tercera guerra mundial, la crisis del costo de la vida y la crisis de desigualdad provocada por la codicia empresarial y el hambre. El actual modelo de globalización está fallando tanto al personal del transporte como a sus comunidades“, denunciaron.

“El camino que lleva a reducir la desigualdad y arreglar este mundo quebrado pasa por unos empleos estables, con seguridad, salarios dignos y derechos sindicales. Debemos redoblar nuestros esfuerzos por combatir la desigualdad y la pobreza, abordar la crisis del costo de la vida y fortalecer nuestros sistemas de salud para garantizar el acceso universal a la atención sanitaria”.

A su vez, la ITF pidió “poner fin a la codicia empresarial mediante la responsabilidad en las cadenas de suministro”. “El sistema vigente fomenta el sufrimiento humano, y eso debe terminar”, aseguraron.

El comunicado completo acá

Continue Reading

Destacada

Antes de visitar al Papa, Pablo Moyano confirmó la marcha de la CGT “en rechazo de los especuladores”

Pablo Moyano, secretario adjunto del Sindicato de Camioneros y vicepresidente de la Federación Internacional del Transporte (ITF), confirmó la movilización de la CGT del 17 de agosto en rechazo “de los especuladores y formadores de precios”.

El dirigente hizo declaraciones luego de participar con una delegación de gremialistas del sector en una jornada de trabajo y debate sobre la problemática de la actividad con la Academia Pontificia de las Ciencias.

Moyano indicó que el Papa Francisco “otorga un rol muy importante a los sindicatos” y narró que el encuentro fue realizado “nada menos que en el Vaticano, lo que ofreció más esperanza y fuerza”.

El co-líder de la CGT dejó dudas sobre la movilización de la central obrera el 17 de agosto “en defensa de los salarios y los convenios colectivos de trabajo y para que los especuladores y evasores se dejen de una vez de joder”.

La movilización del 17 será multitudinaria y con una clara consigna: basta del robo empresario del plato de comida de los argentinos“, indicó Moyano tras el encuentro mundial del transporte, en el cual se discutió la problemática del transporte a nivel global.

Este miércoles, la delegación de dirigentes argentinos que viajó para formar parte del encuentro se reunirá con el Papa Francisco en una audiencia de una hora y media. El encuentro fue organizado por la ITF y la Academia Pontificia de las Ciencias del Vaticano, y participaron, además de Moyano y Sasia (Unión Ferroviaria), los dirigentes Juan Pablo Brey (aeronavegantes), Raúl Durdos (marítimos), Graciela Aleña (viales), Jorge García (taxistas), Emiliano Gramajo (colectiveros) y Marcos Castro (capitanes de ultramar).

La ITF representa a más de 18 millones de trabajadores de 670 gremios en 150 países, según detallaron Moyano y Edgar Díaz, secretario Regional de la ITF Américas.

Continue Reading

Destacada

Omar Plaini: “Que haya ‘mesas chicas’ en el movimiento obrero evita que seamos protagonistas”

Omar Plaini, secretario general de Canillitas y secretario de Políticas Económicas y Sociales de la CGT, pasó por La Columna Vertebral para referirse a la marcha convocada por la central obrera para el 17 de agosto, las internas del movimiento obrero y las reuniones que mantuvieron en los últimos días con figuras del Gobierno, incluida Cristina Fernández de Kirchner.

LCV: Se nos viene el 17 de agosto de la CGT. Creo que hubo una reunión en la CGT este viernes donde finalmente se iba a decidir las consignas y demás. ¿Qué se decidió?

-La movilización está ratificada y no va a haber oradores. Eso es lo que dispuso la mayoría del secretariado.

LCV: Iba a haber un documento igual que se iba a leer. ¿Se va a leer un documento?

-Esperamos que sí. Todavía quedó eso discutiéndose. Nosotros, un sector que integramos la CGT, que ustedes conocen como el Frente Sindical y la propia Corriente Federal, teníamos una mirada distinta. Pero bueno, esto se decide por mayorías y minorías, y somos respetuosos de esas actitudes o esas decisiones que hay que respetarlas. Más allá que unidad no es unicidad, eso está claro, nuestra voz se escucha ahí porque uno de los secretarios generales, nada más ni nada menos que Pablo Moyano, y nosotros tenemos un conjunto de secretarías allí, tanto el Frente como la Corriente, y hacemos escuchar nuestra voz. Después la mayoría decide y decidió que esta movilización va a ser sin oradores y que estaban trabajando un documento que todavía no quedó totalmente definido. Sí nosotros como Frente nuestra columna se va a organizar, va a movilizar, seguramente tenemos alguna expresión nosotros como Frente y como Corriente, haremos nuestras propias definiciones.

LCV: ¿Las consignas de ustedes cuáles van a ser?

-Las consignas entiendo que las mismas que de la movilización. Las consignas nuestras son las de la marcha de las antorchas del día 26, que se acerca un documento para que la sociedad lo conociera, donde nosotros nos movilizamos contra la concentración económica y financiera que ha tratado todo este tiempo de desestabilizar al gobierno y producir corridas cambiarias financieras del poder económico. Estamos hablando de la Asociación de Empresarios Argentinos, los sojeros, la Cámara de Empresas Americanas, la Sociedad Rural, la propia UIA. Y además porque nuestra movilización empodera al gobierno. Para enfrentar a esos sectores necesita tener mucha musculatura. No es política básicamente, sino que también es de una clase trabajadora movilizada, reclamando y peticionando, sin extorsionar como hacen ellos, pero sí reclamando nuestro derecho, y nos movilizamos por nuestros propios intereses también y por derecho propio. Así que esas van a ser nuestras consignas. Lo hacemos por la patria, lo hacemos por el empleo, por la producción, por el desarrollo. Consignas que ya hemos hecho en diversas oportunidades, que las seguimos reafirmando, sosteniendo y expresando en una movilización, en este caso en la calle, el lugar de donde a nosotros no nos van a correr nunca.

Y ese lugar nos pertenece porque vivimos en una sociedad totalmente injusta, desigual, y los sectores, el hombre y la mujer de pie, son los más afectados por las distintas políticas, fundamentalmente que generó el gobierno anterior. No vamos a responsabilizar a este del ajuste ortodoxo y el mega endeudamiento porque es responsabilidad del ingeniero Macri, la gobernadora Vidal y todo ese conjunto de neoliberales que todavía se ufanan de que quieren volver y para hacerlo más veloz. Así que si nosotros queremos que el gobierno se debería empoderar con nuestra movilización.


“No creo en eso de los sindicatos grandes. Creo en las grandes organizaciones, que es un tema cualitativo y no cuantitativo”

SOBRE LAS SUPUESTAS “MESAS CHICAS” DENTRO DEL MOVIMIENTO OBRERO

LCV: ¿Qué es lo que está pasando realmente en la CGT con estas cuestiones? ¿Hay unidad posible?

-La unidad está, eso no significa unicidad. ¿Tenemos diferencias? Tenemos diferencias, pero priorizamos la unidad al conflicto. Vos descifraste situaciones que se producen que nosotros no generamos. De hecho, ¿Qué es la mesa chica?

LCV: Eso es lo que me pregunto.

-Si hay una mesa chica tendrían que ser los 3 co-secretarios generales. Hay quienes se denominan mesa chica, pero yo no creo en eso de los sindicatos grandes. Sí creo en las grandes organizaciones, que no es un tema cuantitativo sino cualitativo. Puede haber un sindicato cuantitativamente muy grande, y después no expresa claramente y cabalmente los intereses de los que representa.

LCV: No es un problema numérico para vos.

-No, por supuesto. Es más, ¿qué fueron Los 25? Un sindicato numéricamente grande y un conjunto de gremios numéricamente chicos, pero ahí había cuadros pensantes y brillantes. Entonces a mí me tiene sin cuidado eso. Por supuesto que trabajo y trabajamos desde la organización y muchas otras para que, en la próxima conformación de la CGT, cuando se reelijan en el próximo Congreso del 2025, tengamos un solo secretario general. Que volvamos al formato tradicional, y que ese secretario general tenga una mesa política con cual después las definiciones las lleva el secretariado me parece muy bien para el funcionamiento, para la agilidad de la toma de decisiones. Pero después eso de que “hay una mesa chica por allá, una mesa chica ampliada por acá, que uno va y otra no va”, bueno, eso muestra parte de las debilidades que tiene el movimiento sindical argentino y por eso no somos protagonistas en la política. Precisamente por eso, a la hora de definir, cuando salen incluso compañeros y compañeras para integrar listas de representación legislativa, porque efectivamente tenemos casi nula participación, termina definiendo quién tiene el armado de la lapicera desde la política, quién sí y quién no, porque elige de acuerdo a los que ve más cercano o tiene más afinidad. ¿Por qué? Porque la CGT se ha transformado en una organización central de presión y no es un factor de poder, está clarísimo. Y estas cosas debilitan ese poder.

LCV: Hemos visto todos esta semana también la foto de la reunión que tuvieron vos, Pablo Moyano, Walter Correa y Manrique. ¿Se puede saber de qué conversaron?

-Obviamente de los temas nuestros, de los temas que nosotros tenemos interés, que es la vida sindical, tanto del tema de la asignación por hijo y esa discriminación que hay, el tema de la salud. Le llevamos una propuesta de generación de miles de empleo en forma inmediata a través de lo que son a los proveedores del Estado nacional, provincial y municipal, obviamente de la situación que está muy difícil, dificultosa, pero que hay que salir adelante. Así que la vimos muy bien, la vimos de muy buen ánimo, muy buen semblante y fue una reunión siempre grato e importante cuando vos compartís un tiempo bastante interesante. Compartir con un estadista de la magnitud de la vicepresidenta de la Nación, de Cristina Fernández de Kirchner. Así que te diría una reunión más que positiva y le dejamos algunas inquietudes nuestras como esta que te digo de la generación de empleo. También hablamos de la conceptualización de la diferencia que hay entre empleo y trabajo. Salario, ingreso.

LCV: ¿Cristina está con el tema del aumento único para todos por igual o con paritarias? Esa también es otra duda que hay.

-Esa es otra deformación de no sé quién lo mencionó o algunos que no creen. Ya lo dijo ayer Pablo, lo venimos trabajando nosotros. Nosotros estamos convencidos que primero las paritarias son innegociables. O sea, es inmanente para nosotros, es a rajatabla. La negociación paritaria es a rajatabla. Ahora, si además de la paritaria hay un bono o un aumento generalizado del gobierno, bienvenido para aquellos trabajadores que están abajo de la pirámide. Por supuesto, cómo no lo vamos a aceptar. Siempre, obviamente, negociando además nuestras paritarias. Esto es así de claro. Esto es lo que nosotros queremos y ya lo hemos expresado. Ayer lo volvió a ratificar Pablo en una nota con un colega de ustedes, lo que venimos hablando en el Frente. Nosotros la tenemos muy clara. ¿Quiénes somos nosotros para impedir que un trabajador reciba un aumento del gobierno nacional o un bono? Así como hay gremios que ya han establecido el bono de fin de año, casi como de uso y de costumbre, hay multiplicidad de tentaciones que reciben un bono de fin de año. ¿Por qué no van a recibir, además de la paritaria, un ingreso extra?

LCV: En un off the record habían puesto las paritarias en duda y a mí me encantó particularmente, personalmente por trabajadora y por identificación con el tema, que hayan sido tan taxativos los gremios, tanto en las reuniones que tuvieron con Massa, como las que tuvieron con Alberto, como en la que tuvieron con Cristina, diciendo que la paritaria no se negocia.

-Te aclaro una cosa para vos también. Los que estuvimos allí, de esto no hablamos con Cristina.

LCV: ¿Del bono tampoco?

-No, no hablamos de eso con Cristina. Te vuelvo a repetir lo que hablamos. Dejamos la propuesta de los proveedores de Estado, hablamos del tema de la salud, hablamos del tema de la asignación familiar que nos parece discriminatorio, y hablamos de algo que ella planteó en el 2017 y que a mí me pareció una pregunta interesante para hacerle, el tema de una moneda de transacción y una moneda de reserva en Argentina, porque el problema monetario, y ella volvió a ratificar que eso amerita y merece un acuerdo nacional de todas las fuerzas políticas.

Continue Reading
Advertisement

Facebook

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.