fbpx
Connect with us

Destacada

A los trabajadores de Teatro, salú

El 30 de noviembre de 1783 se creaba el primer teatro de lo que después se dio en llamar Argentina, fundado en la esquina porteña de Alsina y Perú, bajo el nombre de la Ranchería. Más que nombre, se trataba de una estricta descripción. Nada de simbólico había en él. El primer teatro fue un rancho, ubicado en terreno de los jesuitas, con techo de paja y paredes de adobe. Duró hasta que desapareció bajo las llamas. Un incendio, fortuito o intencional, terminó con aquella novedosa aventura oficial. Vaya aquí una breve reseña para comprender el contexto de semejante aparición.

Podemos ubicarnos en lo que por entonces era la ciudad Santa María de los Buenos Aires. Año 1783. El mapa de América respondía a los caprichos del rey de España. Juan José de Vértiz y Salcedo, nacido en el continente conquistado -en México, para ser más precisos-, dejó su cargo de gobernador de Buenos Aires, cuando todavía pertenecía al Virreinato de Perú, al crearse el nuevo Virreinato del Río de la Plata, el 1 de agosto de 1776. Dos años después obtuvo el título de Virrey de esa difusa y amplia región que abarcaba parte de los territorios de lo que hoy se llaman Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Brasil. Con Capital en Buenos Aires.

Cómo era La Ranchería, el primer teatro de Buenos Aires
TEATRO LA RANCHERÍA

Cuenta la leyenda -o la historia, que no es lo mismo pero es igual- que los objetivos de Vértiz como funcionario de la Corona fueron múltiples y variados. El primero, militar: echar a los portugueses de la banda oriental y resistir a los malones de los habitantes originales de la región que se negaban a entender de qué hablaban estos extraterrestres llegados de las aguas.

Pero don Vértiz también se preocupó por el conocimiento y la cultura, fundó el Real Colegio San Carlos, actual Nacional Buenos Aires, censó la ciudad que resultó tener 24.754 habitantes, a los que había que sumar los 12 925 habitantes de la campaña bonaerense; agrupó a los artesanos en gremios tal como lo hacían en Europa, y creó el primer teatro de la incipiente ciudad, en la misma manzana del Colegio, ese solar de los Jesuitas en donde habían erigido su Iglesia. Estas fueron sus primeras medidas en el primer año de gobierno. Todo un accionar que dejó una huella identitaria, la sociedad empezaba a conformarse en torno a los militares, la Iglesia, el conocimiento científico, los gremios de artesanos, y el teatro.

Dicen que dicen que ya en 1717, en la ciudad de Santa Fé, se presentó la primera obra teatral argentina, escrita por Antonio Fuentes del Arco y protagonizada por tres hombres, en cuyo texto se agradecía a Felipe V por suprimir el impuesto a la yerba mate.

Hay que reconocer que teatro siempre hubo, con o sin edificios, con o sin actores, pero fue en 1783, cuando el Virrey Vértiz, quien ya había demostrado su voracidad militar en la campaña contra Tupac Amarú y la represión a la rebelión de Oruro, descubría que no solo de guerras vive el hombre y fundaba el primer teatro oficial.

Entre los fundamentos de la medida que ordenaba la creación de la primera ‘Casa de Comedias’ establecía que al teatro “no solo lo conceptúan muchos políticos como una de las mejores escuelas para las costumbres, para el idioma y para la urbanidad general, sino que es conveniente en esta ciudad que carece de diversiones públicas”.

Algo así como admitir que sin un poco de teatro la ciudad era un embole.

El Teatro de la Ranchería y su fuego inextinguible | Argentores

Historia de la Ranchería

“En todo acto fundacional hay un componente mitológico. Quizá también en eso resida la importancia de cierta clase de conmemoraciones, recordatorios o aniversarios. No se trata sólo de legar a las futuras generaciones la impronta de determinadas fechas ligadas a acciones que resultan necesarias salvar del olvido; por sobre todo se trata de lograr que, con el pasos de los años, incluso de los siglos, haya siempre una posibilidad de lo más esencial: seguir rescatando de entre los escombros de las palabras restos de verdad, por más mínima que sea, con la esperanza de dar un día con una muestra arqueológica lo suficientemente sólida capaz de revertir definitivamente un discurso homogéneo, discurso que generalmente está del lado del poder de turno. Mucho de esto hay en cada 30 de noviembre para quienes amamos el teatro en todas sus manifestaciones.”, escribe Sebastián Basualdo para Argentores.

Tal como recuerda José María Gutiérrez en la Revista de Buenos Aires: “La casa de comedias se construyó bajo un humildísimo techo de paja en La Ranchería”, el lugar elegido era un depósito de frutos y productos de las misiones de los Jesuitas. Esta hermosa conjunción de comidas, palabras, canciones y colores, formó parte del nacimiento de nuestro teatro nacional.

En la esquina de Chacabuco y Alsina, frente a la ‘Botica de los Angelitos’, la farmacia del lugar, había un cartel que decía: “Es la Comedia espejo de la vida’, y a modo de marquesina, cuando había función se encendía el farol de la botica. Entre obra y obra, se ofrecían las clásicas tonadillas españolas en donde se lucían actrices y actores quienes cantaban alegres boleras´´ y ‘seguidillas’ que solían culminar con un festivo baile en las calles.

Fue en La Ranchería en donde debutó en 1788, la actriz María Mercedes González y Benavidez. Viuda, con tres hijos a cargo, pudo ganarse la vida gracias a sus buenas dotes para la poesía y el baile. Recibía una paga de 100 pesos por función. Una precursora que tuvo que pelear contra su propio padre quien consideró el trabajo de su hija como una verdadera deshonra: “no sólo echa sobre sí la nota de infamia sino que la hace trascender a todos sus parientes“. Le inició juicio pero después de seis meses la justicia falló a favor de la actriz. En carnaval se imponía el Fandango, el más popular de los bailes.

A pesar de la incomodidad o la crítica abierta de algunos buenos vecinos de la aldea, el público fue en aumento y se transformó en lugar de reunión para asistir a su actividad lírica y teatral que ofrecía una rica selección de obras escritas por autores de la lírica y el teatro clásico español. Los sedientos burgueses de arte pudieron asistir a puestas de Lope de Vega y también del porteño Manuel José Lavardén.

Fue justamente Siripo, el drama de Lavardén que contaba la triste historia de Lucía, la últma que se representó en la ranchería. Rápidamente se quemó el techo de paja y con él se perdió el texto original de la obra.

Todo indicaba que las buenas costumbres no siempre iban de la mano de la diversión, y La Ranchería empezó a molestar a políticos y clérigos -tan parecidos ellos-. Lo cierto es que un día el teatro ardió. Así lo cuenta José María Gutiérrez: “se incendió en la noche del 16 de agosto de 1792, con uno de los cohetes disparados desde el atrio de la iglesia de San Juan Bautista del convento de Capuchinas, cuya colocación se celebraba. Algunos comentarios piadosos debieron hacer las madres y sus capellanes sobre aquel fuego del Cielo que reducía a cenizas la casa del error y de los placeres mundanos.

Siripo, considerada la primera obra no religiosa escrita en nuestro país, narra la destrucción del fuerte Sancti Spiritus y la leyenda de Lucía Miranda, cautiva española en manos de los indios. Sólo que Lucía Miranda nunca existió”, dice Sebastián Basualdo que dijo Lorena Misetich. La leyenda de Lucía Miranda, parece que fue una imaginería del conquistador y cronista Ruy Díaz de Guzmán, quien entre los cuentos publicados en el siglo XVII en el libro La Argentina manuscrita. 

Lo cierto es que la leyenda continuó de boca en boca, fue vista y revista, y en el siglo XXI apareció de la  Compañía Experimental Los Toritos, de Daniel Fermani, titulada: A Lucía Miranda, que perdió su belleza.

Dos conclusiones Dos

Con relación a los fundamentos de la creación del teatro, Basualdo concluye: “Quién sabe si durante su breve período de vida, no resultó demasiado bueno para las costumbres y el idioma. Sobre todo lo último, lugar de donde nace el pensamiento hasta volverse crítico, independiente. La esencia misma del Teatro.”

Por su parte, la actriz Antonia De Michelis así recuerda en su muro de Facebook este ’30 de noviembre, día del teatro nacional e independiente’:

“Un día como hoy pero de 1783 se inauguraba en Santa María de los Buenos Ayres, el teatro de la Ranchería. Dicen que molestó tanto a la sacrosante Iglesia vecina que, para purificar el lugar, lo prendieron fuego. Parece que el destino de algunos teatros es la fogata: el Nacional, el Picadero, el Argentino de La Plata y tantos otros a través del tiempo dan cuenta de esa fogosa costumbre. Mostrar el cielo y el abismo, los mostruoso y sagrado de la especie humana, es lo que enciende y también hace arder al teatro.”

Seguir leyendo
Comentá

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Destacada

Jujuy y Córdoba: Vuelven los despidos.

Localidad Morteros, Córdoba.

Los Trabajadores de la empresa láctea San Lucio permanecen en asambleas activas en las puertas de la planta frente a la incertidumbre sobre el futuro de sus fuentes de trabajo. Denuncian que la empresa está siendo vaciada por sus dueños desde hace tiempo y piden inmediata ayuda al Estado provincial y nacional para garantizar su subsistencia. .
Son un total de 56 trabajadores, de los cuales 48 se desempeñan en la planta industrial de Morteros, y otros 8 son empleados del centro de distribución de Córdoba capital.

De acuerdo al relato publicado en el diario Castellanos: «La situación es complicada, en el sentido que hubo de a poco un vaciamiento de la fábrica; ya que era una fábrica en la que procesábamos 80 mil litros diarios de leche, empezó a decaer y nos encontramos hace dos meses con 10 mil litros. Supimos trabajar dos mil litros diarios con 48 empleados», señaló Gastón Freyre, trabajador de la empresa e integrante de Atilra. Por su parte el operario, Marcelo Kihn, también representante gremial, comentó que les están adeudando el sueldo de diciembre y el aguinaldo, y días pasados les hicieron una entrega con la promesa de saldar el salario adeudado en pocos días, sin que el responsable Juan Manuel Capafons apareciera, autorizando a que vendan quesos que se encontraban en la fábrica. Lo están haciendo, a través de la distribuidora Córdoba, pero están recaudando de a poco, significando una distribución esta semana de unos 13 mil pesos por cada empleado, esperando que la próxima semana perciban un monto algo mayor. «Pero más allá de la deuda, nuestra preocupación es que va a pasar con nuestra fuente de trabajo, el dueño hace dos semanas que desapareció, solo habla por teléfono, está la fábrica abandonada por parte de ellos».”

Sin apoyos políticos ni estatales, con la única presencia del sindicato Atilra, la situación es desesperante. Luego de un intento de cortarles la luz por falta de pago, lograron que la cooperativa eléctrica les diera un plazo para poder vender los pocos quesos que quedaban y distribuirlo entre los trabajadores en estado de abandono de parte de la empresa. De hecho, no está claro quién es el dueño: «Siempre hubo manejos raros en esta fábrica, Hugo Marenchino dice que vendió la fábrica, pero siempre venía a traer dinero de la venta de quesos a Juan Manuel Capafons, no sabemos quién de los dos es el dueño, pero creemos que detrás de todo esta Marenchino, a este tipo Capafons, lo puso para tapar todo, pero no sirvió mucho porque abandonó, dejó todo peor que antes, entonces Marenchino no se hace cargo porque dice que no tiene nada que ver y Capafons desapareció», comentan tanto Freyre como Kihn.

Se mantendrán en estado de asamblea permanente en las sede de Mortero hasta que alguna autoridad venga a aclarar la situación. Más de 50 familias dependen de ese ingreso, no solo para alimentarse, también para pagar los servicios. Temen cortes de luz en sus domicilios por falta de pago.

Ledesma, Jujuy

La Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores de Jujuy (UATRE) denunció que la empresa Ledesma de la familia Blaquier despidió a 12 empleados del área citrus, por el solo motivo de haber iniciado trámites en la ART por accidentes y enfermedades producidas en el ámbito laboral, o haber pedido el pase a otras áreas que no demanden los grandes esfuerzos que exige la cosecha.

La cartas enviadas a cada uno de los 12 trabajadores sostenían que se trataban de despidos justificados ya que habían declarado a las aseguradoras que debido a los accidentes o enfermedades sufridas se encontraban “disminuidos en su capacidad laboral”.

Fiel a su tradición antisindical, la empresa del ‘Apagón’, incluyó en la lista de cesanteados a un congresal de la UATRE que tenía fueros gremiales. Con total impunidad, Ledesma dejó en la calle a obreros de las áreas de empaque, cultivo y cosecha de limones, naranjas y pomelos que produce la firma, con familias numerosas e hijos pequeños, por haberse enfermado en su lugar de trabajo.

Continue Reading

Destacada

Proponen al Astillero Río Santiago renovar la flota de lanchas colectivos del Tigre

El ministro de transporte de la provincia de Buenos Aires, Jorge D’Onofrio, avanza en la idea de “renovar la flota del transporte fluvial de pasajeros” en el Delta. A tal fin, se reunió con el presidente de Astilleros Río Santiago, Pedro Wasiejko, para estudiar la posibilidad técnica de que sea la empresa estatal quien esté a cargo de producir las nuevas embarcaciones.  

“Contamos con un gran astillero que puede dar respuesta a la emergencia del transporte fluvial de pasajeros, y nuestra intención es que sea la base de la recuperación de un sector muy importante”, señaló D’Onofrio quien explicó que contaba con el apoyo del Ministro de la Producción provincial, Augusto Costa. “Quedamos con el compromiso de presentar una propuesta concreta que permita avanzar en este camino”, indicó.

Un poco de Historia

Las lanchas colectivo del Delta ya forman parte del paisaje. Bellas y pintorescas, han acompañado a varias generaciones de argentinos en sus paseos desde el puerto del Tigre.

Hasta los albores de la década del 30 del siglo pasado los habitantes del Delta contaban con canoas y pequeños barcos a caldera de vapor que, por iniciativa de algunos isleños, recorrían los ríos gritando las ventajas de tomar un vapor para su transporte.

Lancha a vapor de finales del s. XIX

El primer prototipo de lo que luego serían las lanchas colectivas  fue encargada al astillero Trapeyas en 1928, ubicado en la esquina de Paseo Victorica y la actual Vito Dumas de Tigre. Allí le aportaron un motor más potente y una capacidad de pasajeros mucho mayor.

Diseños de lanchas realizados en el Astillero Ortholan

Fue un boom, y en los años 50 ya eran muchos los talleres y astilleros de Tigre que construían o reparaban lanchas colectivas con tal eficacia que permanecen andando hasta el día de hoy.

De acuerdo a una investigación del Lic. Pablo Pereyra del año 2020 que pronto formará parte de un libro del autor:

“Del astillero de los hermanos Parodi salieron varias, Alfredo hacía un dibujo de las líneas básicas en la tierra con una vara y Lorenzo se encargaba de las finanzas. Su pasión por la construcción naval los hacía pasar  presupuestos bajos, por lo que debían tomar otro trabajo para cubrir la deuda. Baader, Ortholan, Miguel Arias,  D’Orazio etc. eran solo algunos de los dedicados a la construcción de las lanchas que nos transportan al Delta hoy día.

Después de la Segunda Guerra Mundial los talleres de Tigre se unieron para adquirir motores que los estadounidenses habían fabricado en exceso para sus lanchas de desembarco y tanques de guerra, así fueron adaptados a estas embarcaciones.

Así se fueron adoptando nuevas tecnologías importadas, como el Telgopor en la década de sesenta traído de Alemania, que pasaba a reemplazar al corcho para construir los salvavidas.

Las empresas también se fueron transformando a través de las décadas, y fueron muchos los apellidos que desfilaron entre competencias y convenios para cubrir las distintas rutas del Delta. Azzari, Azurmendi, Pastorino, Ferremi, Urriza, Duvielh, Galofré, Sturla, y muchos más entre los primeros.”

Bienvenida sea una flota más moderna, que brinde mayor seguridad y comodidad a los pasajeros. Ojalá sepan mantener una estética que rinda homenaje a estas primeras embarcaciones que le dieron color a cien años de historia.

Continue Reading

Destacada

Marina mercante: apoyo de la CGT y la CATT a los gremios marítimos y fluviales

Los gremios marítimos y fluviales recibieron el acompañamiento de tanto la CGT como de los restantes gremios que integran la Confederación Argentina de trabajadores del Transporte en un encuentro llevado acabo en la sede central que posee la CATT en la ciudad de Buenos Aires.

En la reunión, que contó con la participación del secretario general de la CGT, Pablo Moyano, el secretario general de la CATT, Sergio Sasia, y más de una decena de dirigentes más “se analizaron distintas propuestas para presentar en el Ministerio de Transporte dentro de la Mesa de Trabajo” que fue conformada el jueves pasado y que se reunirá nuevamente la semana que viene.

“Apostamos a generar políticas de Estado con un plan de acción en defensa y en desarrollo de nuestra Marina Mercante, como así también propuesta para fomentar la reactivación de la Industria Naval Argentina”, afirmaron desde la CATT en un comunicado en el cual ratificaron “el compromiso de seguir apostando a la reconstrucción de este modo de transporte” y “continuar trabajando para lograr un borrador de Proyecto de Ley Federal de Transporte que apunte a la optimización del Transporte en Argentina”.

Continue Reading
Advertisement

Facebook

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.