fbpx
Connect with us

Internacionales

Uruguay. Junta de firmas a contra reloj para el referendum

Una mega ley votada entre gallos y media noche, el 8 de julio del año pasado, incluye más de 400 artículos que modifican las reglas de seguridad o educación, vivienda, derecho a huelga o la prohibición de chorizos caseros. La oposición debe juntar 650.000 firmas para habilitar un referendum que tiene como objetivo vetar 135 artículos. En un nuevo aniversario del Golpe de Estado en Uruguay, el 27 de junio, La Columna Vertebral charló con la politóloga Soledad González, quien explicó de qué se trata la preocupante Ley de Urgente Consideración, LUC. Si sos uruguayo residente en el exterior, también podés firmar. Enterate cómo, en éste portal: https://yofirmo.uy La Columna Vertebral apoya la campaña oriental por el referéndum.

https://www.facebook.com/columnavertebralradio/videos/348592156629032

Seguir leyendo
Comentá

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Destacada

Como caída del cielo/1. Mujeres

Crónicas de Laura Giussani Constenla desde Italia.

Quizás un ciclón me arrastró hasta aquí. Colgada de un viejo paraguas, como Mary Poppins, veo Europa a mis pies y caigo en Italia en un tiempo de temblores, terremotos y eclipses. Sin un deshollinador que me ayude a quitar las cenizas y ver más claro.

Hasta que cambie el viento, deambularé con los ojos bien abiertos, los oídos atentos y la emoción a flor de pie, con alguna lágrima pronta a escapar y una carcajada siempre lista, por este territorio inabarcable. Europa y sus matices. Italia y sus historias.

En un primer sobrevuelo por los diarios, cinco mujeres me llaman la atención, nombres hasta ahora desconocidos para mí. Ellas son: Dania Mondini, Yolanda Díaz, Sanna Mondin, Magdalena Anderson y Giorgia Meloni.

Abusos a la italiana

Dania Mondini, periodista del noticiero del canal 1 de la RAI

Leo en La Repubblica: “La giornalista Rai e conduttrice del Tg1 Dania Mondini ha denunciato in Procura di essere stata vittima di un caso di stalking sul posto di lavoro.” Caramba. Nada menos que la conductora de uno de los noticieros más importantes de la televisión italiana denuncia acoso, y señala a cuatro superiores como responsables de sus desdichas. El tema es un escándalo nacional, y sin dudas a Dania la han puesto en el freezer, sin posibilidad de crecimiento en su espacio de trabajo. Lo curioso del asunto es la forma que tuvo el acoso en cuestión y que fue llevado finalmente a la justicia ¿Cuál fue la sanción o el castigo impuesto por sus jefes? Dice el diario: “La punizione? Secondo l’accusa: essere messa in una stanza con un collega che ha problemi di flatulenza.” Sí, entendieron bien. Como si fuera una comedia de Aldo Buzanca, o los ‘Vitelloni’ de Fellini, la conocida conductora fue víctima de una zancadilla humillante: en viaje de trabajo, la obligaron a compartir habitación con un colega que sufre de flatulenzas: gases, pedos, eructos. Ante sus quejas los jerarcas fueron implacables: ‘Quien no acepta estar en una habitación con un colega no trabaja más”. La Procuración estudia si el caso puede ser tomado como un delito de acoso o no.

Solo una cosa es cierta: en el TG1 viven en una nube de pedos.

Yolanda, Yolanda

Yolanda Díaz, Ministra de Trabajo de España

Entre tanto, una mujer está pisando fuerte en España. Es su ministra de trabajo, Yolanda Díaz, perteneciente al partido Podemos. Más allá de impulsar la ley que terminó con los contratos precarios, tal como informó La Columna Vertebral, hoy va por más y pone un tema en discusión inimaginable en el Sur: tres días de licencia mensual por menstruación para las trabajadoras.

Díaz está convencida de que aún lo que parece imposible, se puede tornar posible. Por ahora es solo una propuesta, un tema para el debate, que implicaría no solo que toda mujer tenga tres días de permiso para permanecer en casa cada mes, sino que podrían alargarse a cinco en el caso de que demuestren médicamente que sus menstruaciones son muy fuertes.

El tema explotó en España. Hasta sus aliadas socialistas, por más que reconozcan ese derecho lo encuentran imprudente ¿quién va a contratar mujeres en sus empresas con esas condiciones?

Lo cierto es que mejor hablar de ciertas cosas.

La hora de las rubias

Sanna Marin, Primera Ministra de Finlandia

No es la protagonista de la serie Borgen pero se parece. No es Dinamarca pero anda cerca. Lo cierto es que aquellos países nórdicos, tan raros, han dado un volantazo y dejaron la neutralidad de lado.

Dos jóvenes mujeres con amplia tradición socialdemócrata están pidiendo entrar de inmediato en la OTAN: son las primeras ministras de Suecia, Magdalena Anderson, y de Finlandia, Sanna Marin.

Enterado del pedido de inclusión, el premier turco, don Erdogan, puso el grito en el cielo y anunció su veto. Para él esos territorios manejados por mujeres a cara descubierta e ideas inquietantes, no son más que un lugar de refugio de sus principales enemigos, los kurdos. “Refugio de terroristas”, explica el turco de la historia.

En el día de hoy, tanto Finlandia como Suecia elevaron la nota formal al presidente de la OTAN para que se los acepte como países miembros. En coincidencia con ese pedido, Sanna Marin llegó a Italia y almorzó con el Presidente del Consiglio, Mario Draghi -rara avis en un país tan politizado como Italia que no pertenece a partido alguno, un economista, un técnico elegido por un variopinto consenso- quien le dio apoyo absoluto del gobierno italiano a la entrada de las nórdicas en el pacto atlántico de seguridad. Mañana, la sueca Magdalena llevará su propuesta a Washington en donde se encontrará con Biden.

Los sectores más retrógrados de la política italiana, representados por Matteo Salvini -ex ministro del interior y hombre fuerte de la derechosa Lega- ya le dijeron no al ingreso de Finlandia y Suecia a la OTAN. “Llevar la OTAN a los límites de Rusia en Finlandia no acerca la paz, muy por el contrario”.

Si uno ve los más de 1300 kilómetros de frontera de Finlandia con Rusia puede entender que un poco de miedo tienen de una posible invasión. ¿Será que elegir la OTAN no provoca la invasión misma? En una rara coincidencia con Putin, Salvini cree que la guerra en el siglo XXI no se resuelve con tanques sino en una mesa de diálogo y que esa paz debe negociarse ya, en marzo.

En contraposición, hay quien está convencido que pertencer a la OTAN brinda un paraguas de contención, por eso el pedido es urgente. Hay quieres recuerdan que solo un país se animó a atacar a otro que formara parte del pacto atlántico: Argentina, cuando declaró la guerra a los ingleses.

Mientras este juego del TEG continúa y se mueven las fichas poniendo torres defensivas y comiéndose países enteros, los muertos, confinados, torturados y exiliados se suman por millones.

Ser mujer no significa ser de izquierda

Giorgia Meloni, avanza en las encuestas como candidata de Fratelli d’Italia

Mujeres de todos los colores e ideologías se están haciendo notar en el panorama político y cultural europeo. Hasta el partido neofascista italiano, Fratelli d’ Italia, ahora tiene una nueva cara para las presidenciales. Una joven romana, Giorgia Meloni, más popular, pretende lavarle la cara a este partido todavía está habituado a saludar como los camisas negra, brazo en alto, palma abierta.

Hoy la crisis de la derecha Berlusconiana y sus aliados es profunda. Se suman reuniones tras reuniones para mantener la unidad, y cuando parece que lo lograron, aparece Giorgia y patea el tablero. Todavía no la conocemos, pero vayamos agendando este nombre, la Meloni es ambiciosa y figura el la cima de las encuestas.

Continue Reading

Destacada

Pablo Touzón: “Francia es de los pocos países que resolvió su crisis por el centro y no por extremos”

El analista político Pablo Touzón pasó por el estudio de La Columna Vertebral para reflexionar sobre el complicado inicio del presidente Gabriel Boric al frente de Chile y el panorama europeo tras la reelección de Emmanuel Macron ante una creciente derecha.

El presidente chileno Gabriel Boric atraviesa un complicado inicio de mandato: los últimos sondeos marcan que, en tan solo dos meses de gestión, su imagen postiva cayó de un pico de 50% al aproximadamente 40%, en tanto que su desaprobación se disparó al 50%. ¿Los motivos? Tras años de protestas y manifestaciones, parte de la sociedad chilena esperaba soluciones rápidas de la mano del flamante mandatario, así como resoluciones con respecto al conflicto mapuche en la Araucanía. A esto, además, se suma una creciente inflación debido, en parte, a la guerra en Ucrania, y tras años de esfuerzos fiscales de parte del Estado para intentar atravesar la pandemia de la mejor manera posible. Más allá de estos factores, ¿por qué cayó tan abruptamente la imagen del presidente chileno?

-Es normal. Pensá que ganó por el ballotage, pero ganó 25% en primera vuelta. Me parece que la diferencia con Boric y el resto es que es consciente de que lo suyo es 25%, que lo otro con lo que ganó pertenece al voto más centrista de izquierda o centro izquierda progre. Pero ni siquiera porque también había mucho voto para que no gane el otro lado. Hay una parte de él que tiene que relegitimar el ejercicio, y sumado a un país que es tan poco afecto a los cambios y tan conservador como Chile hace que tenga que ser una especie doble de validación. Hay algo que sabía, no es tan progresivo. Ni hablar de cómo es el poder hoy, que eso ya es una cosa filosófica o más de análisis, en todo el mundo podes llegar pero a los tres o cuatro meses si no se revalida. El poder es hoy más fácil de obtener, más difícil de conservar y más fácil de perder.  Es como una rueda rápida.

LCV: Eso habla horriblemente de lo que somos los ciudadanos.

-Para mi la política no se separa de otras cosas, tiene la misma lógica de Tinder, de redes sociales, inmediata, rápida, de selección permanente y que hace muy difícil la representación política en general. Más si como Boric sos una formación nueva.


Cruzando el océano, el presidente francés Emmanuel Macron revalidó oficialmente su reelección este sábado, tras la ceremonia de investidura realizada en el Palacio Eliseo en París. El mandatario logró la reelección con un 58,5% tras vencer a la ultraderechista Marine Le Pen, y luego de una turbulenta gestión que contó con estallidos sociales y una fuerte oposición a sus políticas proempresariales.

LCV: Haceme un panorama de cuánto se va a sostener Macron, cuánto significó esto y este asuntito de las derechas.

-Francia es un país de tradición fuertemente presidencialista. La impronta del país es de jefe, de líder, no es esta cosa más parlamentaria de otros países europeos. Es importante eso porque en Francia si no se encarna la función presidencial, en seguida están viendo a un De la Rúa detrás de cada piedra. Hay una parte donde Macron logró eso. Él llega en el mismo contexto de 2016 donde gana Trump, se produce el Brexit, todo ese momento. Entonces Francia es uno de los pocos países que tuvo como todos crisis políticas (como todos el sistema político anterior desapareció), pero lo resolvió por centro en vez de por los extremos. Macron también es una expresión de la crisis. Macron era un tipo que era ministro de economía de un gobierno socialista, un poco liberal él, joven, medio como dinámico y esa es la parte que les gusta a los del Pro. Pero en definitiva es mucho más complejo. Pasa como con Barack Obama, que la apreciación tal vez más superficial lo hace una especie de canchero con un café latte, pero es un tipo más profundo. En fin, cuando él llega desaparece casi, te diría vampiriza el partido socialista y el partido ex Gaullista que no existe más, sacaron menos de 5 puntos, y se queda con todo ese voto del centro. Es como si mañana hubiese un candidato y se queda con todo el radicalismo y el peronismo. Ganó con eso.

Ahora surgió por izquierda otra opción, Jean-Luc Mélenchon, que es un tipo que es una especie de Pino Solanas, un tipo viejo, conocido, fue ministro, no es novedad. Hay una cosa en esta época, Pino también de repente apareció con Proyecto Sur cuando ya tenía como 80 años y como novedad. Esto fue algo así. Entonces hoy Francia está dividida en tercios. Por un lado está el Frente Nacional, pero también un tipo que era locutor de radio, columnista, ensayista que se llama Eric Zemmour, también de derecha, que sacó 7 puntos. No es solo lo que sacó Le Pen en la derecha, es más. Macron y esta fuerza de izquierda que salió tercera pero por poco, como si estuviese dividido en tercios el electorado. Entonces la gran pregunta es para dónde iba a rumbear porque puede ser de los dos lados. Así y todo me parece que lograr revalidar en este contexto pospandemia habla de una resiliencia. Primero, llegó de la nada. Segundo, revalidar en este contexto con una derecha que siguió creciendo, y que evidentemente hay una fractura social en Francia que representa un poco el Frente Nacional que tiene mucho voto de clase obrera blanca. En Europa cuando se dice clase obrera blanca significa que no son inmigrantes. Los chalecos amarillos han votado masivamente a Le Pen.

LCV: Acá se aplaudían los chalecos amarillos como un movimiento revolucionario.

-Ojo, también algunos habrán votado a Mélenchon. Hace 20 años que el voto de clase obrera en Francia era del partido comunista y se pasó al Frente Nacional. El partido comunista desapareció, en un momento Marine Le Pen en su transformación con el partido del padre al cual expulsa, ella echó al padre, lo vuelve más económico y social y relativiza lo antiinmigrante, la cosa de la derecha básica, y va a volantear a la puerta de la fábrica. Es una derecha social. 

Continue Reading

Destacada

La baja de la jornada laboral es tendencia en el mundo. Japón en punta.

Panasonic Holdings Corporation anunció que la semana laboral de cuatro días se pondrá a disposición de algunos empleados para el final de este año fiscal. La reducción de la carga de horas de trabajo no implicará ninguna disminución en el salario. De esta forma, se suma a las experiencias ya iniciadas en otras empresas de Japón, entre ellas: Hitachi Ltd., Mizuho Financial Group Inc. y Fast Retailing Co. (Uniqlo). 

La primera en adoptar esta medida fue Microsoft y pudo comprobar sus beneficios: los trabajadores mejoraron su productividad en hasta 40% y aumentaron las ventas, a la vez que redujeron los gastos de electricidad y de tinta y papel. El experimento de Microsoft inició en el 2019 al sumarse al programa Work Life Choice Challenge 2019 (El desafío de la elección de la vida laboral 2019).

Además del viernes libre, el personal contratado a tiempo completo recibió una “licencia especial”, que fue pagada. También se le puso límite a la duración de las reuniones —máximo 30 minutos— y se animó al personal a hacerlas online en lugar de cara a cara.

No solo los gigantes de la industria optaron por este experimento. También las PYMES japonesas decidieron impulsar la iniciativa. El 8,5% de las pequeñas y medianas empresas de Japón ya concedieron al personal tres días libres semanales sin reducción salarial. 

El primer país en aceptar con entusiasmo la propuesta de disminuir la carga laboral de sus trabajadores es el que, hasta ahora, tenía la mayor exigencia de productividad horaria. Tan es así que se había desarrollado una enfermedad característica de japón, transformada en un problema de salud pública, demoninada ‘Karoshi’ (muerte por exceso de trabajo). En 2017 una encuesta reveló que casi una cuarta parte de las empresas japonesas tenían empleados que trabajaban más de 80 horas extra al mes, a menudo sin remuneración.

De golpe y porrazo, los CEOs japoneses descubrieron que debían cuidar la vida de sus trabajadores. No es fácil adivinar si lo hacen por motivos humanitarios o productivos. Lo cierto es que el presidente de Panasonic, Yuki Kusumi, declaró en estos días que “es nuestra responsabilidad garantizar la estabilidad de la vida laboral de nuestros empleados”, y el investigador senior del Recruit Works Institute, Hiromi Murata, dijo que “las empresas ven la semana de trabajo de cuatro días como una estrategia para evitar que su propio personal experto se vaya, porque toma tiempo para descubrir y nuevos empleados, entrenarlos y tomarlos al mismo nivel. Hay muchos empleados experimentados que no pueden trabajar 5 días a la semana”, continuó, “al reducir la semana laboral a cuatro días, las empresas tendrán una mejor oportunidad de contratar a alguien con buenos estiramientos y apoyar a sus empleados”.

En el mundo entero se está debatiendo la reducción de la jornada laboral. 

El primer país en el que algunas empresas tomaron esta decisión fue Nueva Zelanda.  En el 2018, la empresa Perpetual Guardian aprobó la semana laboral de cuatro días y Unilever lo hizo en 2021. En plena pandemia, la primera ministra, Jacinda Ardern, prometió extenderlo a todo el territorio para fomentar el turismo interno y la economía.

Hoy el tema está en discusión en Bélgica donde esta semana anunciaron una reforma laboral que incluye la posibilidad de reducir la jornada laboral a cuatro días. El proyecto prevé que se trabaje menos días aunque las mismas horas, por el mismo salario. Según el acuerdo alcanzado entre los ministros de la coalición gobernante, que tiene asegurada su aprobación en el Parlamento, el trabajador podrá elegir concentrar sus 40 horas semanales en cuatro días o podrá optar por un régimen semanal variable, trabajando más horas una semana y teniendo más tiempo libre a la siguiente.

En el caso de España, el proyecto impulsado por el diptutado Íñigo Errejón apunta a reducir las horas de trabajo. En este caso, el Gobierno español estaría dispuesto a aportar 10 millones de euros a las 200 empresas que quieran participar de la prueba para implantar, este año, la jornada laboral de 32 horas semanales o cuatro días. Se estima que alcanzará a entre 3.000 y 6.000 trabajadores. Cabe recordar que ya existe un antecedente español en éste sentido: la empresa DelSol Software hace varios años viene practicando este esquema, que se tradujo en mayor rendimiento, más facturación y menor ausentismo.

En la misma situación se encuentra el Reino Unido, donde 30 empresas se sumarían a esta iniciativa que, si logra su cometido, podrían ayudar a que el Parlamento adopte por ley la semana laboral de 32 horas a nivel nacional. Mientras en Estados Unidos y Alemania son las propias empresas las que están impulsando la reducción horaria con distintas variantes. 

¿Argentina a contramano de la historia?

En Argentina existen dos proyectos: el de la diputada del Frente de Todos y dirigente de la Asociación Bancaria Claudia Ormaechea, que propone una jornada máxima de 6 horas y un tope de 36 horas semanales y el del legislador y secretario general de la CTA, Hugo Yasky, que propone una semana laboral un máximo de 8 horas diarias y no más de cuarenta horas semanales.

En el momento de su presentación, agosto de 2021, tanto la CGT -con algunas disidencias internas- como el Ministro de Producción, Matías Kulfas, se opusieron a la reducción horaria. Luego de la modificación de la conducción de la Central Obrera todavía no hubo una toma de postura en ese sentido. 

De acuerdo a un informe del Instituto de Investigaciones Económicas (IIE) de la Bolsa de Comercio de Córdoba no están dadas las condiciones para realizar una experiencia similar en Argentina, “los países que bajaron las horas trabajadas lo hicieron luego de haberse desarrollado, con crecimiento económico y de la productividad sostenidos. Estas condiciones no están dadas en la Argentina”.

Sin embargo, para 4DWG, está demostrado que reducir la semana laboral de 40 a 32 horas funciona para empleados y empleadores. “Hace 100 años pasamos de trabajar seis días a la semana a cinco”, recordó la ONG antes de subrayar que no se debe perder tiempo en esa discusión: “Ya estamos atrasados para una actualización”.

Continue Reading
Advertisement

Facebook

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.