El tradicional complejo hotelero, propiedad de Hernán Lombardi, se sumó a la crisis turística provocada por la pandemia que significó la quiebra de 70 hoteles en los últimos cuatro meses en Mar del Plata. El anuncio del cierre de este gigante afecta a 230 empleados, de los cuales alrededor de ochenta trabajan todo el año y el resto en temporada. Por el momento, Lombardi adelantó que no pagará la doble indemnización correspondiente y ofrece retiros voluntarios.
Pablo Santín, delegado gremial de UTHGRA de Torres de Manantiales, aclaró que la totalidad de los empleados estaban en relación de dependencia. «La situación es preocupante, nos dijeron que van a empezar una reestructuración y que ofrecerán a los empleados el retiro voluntario, cuando lo que deberían cumplir es con el pago de la doble indemnización, que está vigente», aseguró .

Desde el pasado lunes, Torres de Manantiales no toma más reservas y la empresa decidió poner los departamentos en alquiler por períodos de dos años. De esta forma, el complejo turístico sigue los pasos de otros colosos hoteles de Mar del Plata y acentúa la crisis laboral. Ya había cerrado sus puertas en Sheraton y en eso está el balneario Club de Mar.

Crece la preocupación de los empresarios nucleados en la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Mar del Plata (AEHG), muchos de los cuales ya habían advertido que dejaría de pagar los impuestos para poder mantener los salarios del personal.

En diálogo con NA, el delegado gastronómico Pablo Santín dijo que posiblemente se decidirán los pasos a seguir en una asamblea y aseguró que el gremio hará ‘todo lo posible’ para defender los derechos de los trabajadores y sus puestos laborales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here