Siguen los despidos en la Biblioteca Nacional

Los rumores sobre nuevos despidos llevan un par de semanas sin que ningún sindicato diera por válida la noticia. En el día de hoy, ya se conocieron ocho despidos sin causa. Provocó conmoción entre los trabajadores enterarse que compañeros de asistencia perfecta, a los que ven todos los días en sus puestos de trabajo, se hayan enterado en el día del trabajador, el 1º de mayo, o al llegar hoy a la Biblioteca que ya no formaban parte del plantel. Una decisión salomónica de la directora Elsa Barber que seleccionó cuatro afiliados a ATE y cuatro a UPCN, los dos gremios presentes en la institución. 

También generó indignación la curiosa coincidencia de que, nuevamente, los despedidos de ATE forman parte de la lista opositora a la línea de Daniel Catalano, algunos de ellos fueron candidatos en las últimas elecciones. Catalano mantiene una conducción férrea en la Biblioteca ya que su Junta Interna viene ganando desde hace años. No es la primera vez que son críticos a su gestión los que caen en la volteada. 

En un comunicado, la Junta Interna de ATE lanzó  un estado de Alerta y aseguró que analizaría las razones de la medida. Como no se llamó a asamblea, hubo una reunión autoconvocada por los sectores internos perjudicados, la lista verde y otra lista de ATE independiente, propia de la Biblioteca, en donde se analizaron medidas de acción. 

UPCN no hizo declaraciones. El silencio es pesado en el establecimiento. Hubo situaciones de violencia, como el caso de una trabajadora administrativa que no había sido notificada y enviaron al Jefe de Seguridad para decirle que debía dejar el edificio, ante su negativa le pusieron una custodia personal de seguridad femenina. Permaneció sola, llorando en su oficina, mientras el miedo bloqueaba todo tipo de solidaridad. Miedo al despido, a formar parte de la lista de indeseables de jerarcas o gremialistas. 

Ante la falta de comunicación de los gremios, los rumores son la única fuente de información. Según cuentan, algunos han logrado su reincorporación. Pero nada hay oficial. 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda