La Confederación Sindical de las Américas deja Brasil y se instala en Uruguay

Por temor a sufrir persecución en Brasil, la Confederación Sindical de Trabajadores de las Américas, mudó su sede central de San Pablo a Montevideo. En un edificio histórico de la calle Buenos Aires hoy se realizó en la capital Uruguaya el acto de inauguración con la presencia del ex presidente José Mujica, el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, y el presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, entre otras autoridades, legisladores y sindicalistas.

La CSA es la coordinadora sindical más importante del continente americano. Fundada el 27 de marzo de 2008 en la Ciudad de Panamá, afilia a 48 organizaciones nacionales de 21 países, que representan a 50 millones de trabajadores. 

Hassan Yussuf, su presidente, dijo en la inauguración que no fue una decisión fácil y explicó los motivos de la misma:“los movimientos democráticos están siendo atacados como nunca en Brasil, incluso yendo para atrás durante los gobiernos militares, Va a ser una transición lenta pero inexorable. Los gobiernos progresistas están poco a poco desapareciendo en la región y los ataques a los trabajadores y los sindicalistas irán aumentando lamentablemente, pero tenemos a que ser fuertes y esta casa constituye una oportunidad de seguir nuestro trabajo para poder defender la democracia”.

En su acta fundacional, la Confederación Sindical de las Américas, detalla sus objetivos: 

  • El pleno respeto y la promoción de los derechos humanos en general y en particular por los derechos sindicales y laborales de todas las personas sin distinción alguna y con independencia de que sean nacionales, residentes o extranjeros, del campo o la ciudad, trabajadores/as activos o pasivos/as, de la economía formal o informal, del sector privado o público, con contrato o sin contrato, provenientes de diferentes grupos etarios, hombres o mujeres, dependientes o autónomos;
  • La igualdad y equidad de género y la plena participación de las mujeres en todos los niveles del movimientos sindical, y en todas las instancias de la sociedad, para impulsar un desarrollo con igualdad de oportunidades para hombres y mujeres
  • El desarrollo sindical, para mejorar las condiciones de trabajo y elevar la calidad de vida de sus afiliados/as y dependientes, para ello será prioritario reducir la duración de la jornada laboral, compatibilizar el trabajo con la vida familiar, eliminar la precariedad y desprotección laboral de los/as trabajadores/as cualquiera que sea su ocupación, lugar y modalidad en que se realice;
  • La solidaridad entre los/as trabajadores/as y entre sus organizaciones desde el lugar de trabajo y la comunidad en que residen hasta el ámbito mundial;
  • En forma coordinada con las organizaciones sindicales nacionales afiliadas y fraternales,  programas que fortalezcan los procesos de unidad sindical;
  • Los acuerdos y alianzas estratégicos con otros movimientos y actores sociopolíticos afines para construir el poder necesario para alcanzar la defensa y reivindicación de los/as trabajadores/as  y de la comunidad que hacen a la justicia social.
  • La democracia política, social, laboral y económica basada en la soberana popular y enriquecida por mecanismos e instancias de participación y dialogo social efectivos.
  • El fortalecimiento del Estado Social de Derecho, como un pilar fundamental del desarrollo democrático y de la justicia social;
  • La integración económica, social y cultural y solidaria de las naciones de la Región, para un desarrollo equilibrado y sostenible, con una fuerte dimensión social y participativa que permita conjugar los recursos y esfuerzos para eliminar las graves asimetrías existentes e impulsar un desarrollo productivo con un valor agregado cada vez mayor y con resguardo medioambiental.
  • La paz y la libre autodeterminación de los pueblos y por ende, contra cualquier forma de subyugación que impida la emancipación de todos/as los/as trabajadores/as sin distinción alguna.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda