La precarización de la ciencia: 10 de abril marcha al Polo Tecnológico

Los resultados de la Convocatoria 2018 del CONICET generaron una ola de críticas por la expulsión de 2145 científicos que no podrán continuar con sus proyectos de investigación por no haber sido aceptados en la planta permanente.

Sólo el 17,3% obtuvo la aprobación. Si se compara el número de vacantes ofertadas en la última convocatoria con las disponibles durante 2015, el número se redujo a la mitad: hace 4 años eran 900 los puestos disponibles, en tanto que en el último llamado fueron solo 450. Fabricio Ballarini, biólogo del CONICET, afirmó que «2595 personas hicieron una carrera universitari brillante, ganaron una beca doctoral y una postdoc. Fueron a congresos, dieron charlas y publicaron papers. Solo el 17,3% seguirá haciendo ciencia aquí. Unos 2.145 serán expulsados del sistema y seguramente se irán del país».

«Los becarios estamos precarizados»

Llama la atención las pocas posibilidades dadas a los postulantes, quienes en su mayoría son becarios o ex becarios de la entidad. El año pasado, un grupo de becarios se quejó de la precarización que sufrían, y exigieron que se los tuviera en cuenta en las paritarias de trabajadores estatales ya que, de no ser así, su salario no tenía aumentos sistemáticos y simplemente se les daban bonos como compensación. En diálogo con VICE, Luis, becario del área de Biología, detalló que «los becarios no somos considerados trabajadores, sino que sólo somos becarios». Felipe, becario de Sociología y Comunicación, sostuvo que «como becarios somos precarizados, no tenemos aportes, llegamos a un doctorado a los 30 años con suerte y con un sueldo mínimo. La precarización viene por todos lados, porque tampoco te consideran en proyectos o en antecedes, cuando muchas veces sostenemos las instituciones». 

Hoy por hoy, la ciencia argentina se basa en un sistema que, replicando el mercado laboral, precariza a los jóvenes que aspiran a ser investigadores y dedican años de su vida para lograrlo. Sin embargo, el ajuste en los ingresos le quitó esa posibilidad a los más de 2000 aspirantes que transitaron la desidia, la precarización y la falta de atención para intentar llegar a un lugar en la planta permanente. Los sindicatos ya evalúan medidas para ampliar el presupuesto y financiamiento a la investigación. El 10 de abril se movilizarán al Polo Científico y Tecnológico, ubicado en la calle Godoy Cruz 2320. 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda