México: el arte de luto por el asesinato de un muralista

Héctor Domínguez tenía apenas 27 años y ya era reconocido internacionalmente como escultor, pintor y muralista. Sus obras capturaban el color de la Huasteca Potosina. Su muerte se suma a la larga lista de víctimas de la violencia política y social de México. Ciudad Valles está de luto, la noche del pasado viernes lo mataron a balazos, junto a su padre y hermano.

No era el primer atentado que sufría. El 29 de septiembre de 2018, fue atacado por un comando armado al salir del Colegio de Bachilleres 06, donde dictaba talleres de arte. En esa ocasión sobrevivió milagrosamente porque cubrió su cabeza con la mano izquierda y evitó que una bala le perforara el cráneo. Resultó herido en el abdomen y un brazo. 

Pero siete meses después las cosas fueron distintas, tras ser emboscado dentro de su casa, en la colonia Antonio Esper. Las balas no fallaron y no sólo le arrebataron la vida a él, sino también a su padre, de 57 años de edad, y su hermano, de 33.

El Movimiento de Muralistas Mexicano difundió un comunicado: «Condenamos enérgicamente este artero asesinato, resultado de la violencia que se ha incrementado en los últimos meses en México con el gobierno de la Cuarta Transformación y exigimos a las autoridades y al gobierno mexicano el esclarecimiento inmediato de este innombrable crimen. El asesinato de un artista, como el de cualquier mexicano, que trabaja por su comunidad para el beneficio colectivo, por la reconstrucción del tejido social y por la vida, no puede ni debe pasar impune. ¡Ya Basta! ¡El muralismo va!»

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda