La UPCN del Garraham en pie de guerra

En un comunicado hecho público hoy por los delegados del gremio de UPCN, luego de una reunión con los directivos del Garraham, exigen que se reabran las paritarias y que suspendan las excavaciones para construir la nueva guardia porque se encontró un bunker de cemento que podría tener relación con la violación a los Derechos Humanos durante la última dictadura miliar. También solicitan que  se suspenda el nombramiento de familiares del presidente del Consejo de Administración del hospital, el doctor Carlos Kambourian, entre otras cosas. 

Todo empezó el 17 de septiembre cuando varios afiliados a UPCN entraron a la fuerza al hospital. Hubo bombos, cánticos y detenidos. El gremio justificó este accionar en un comunicado: «hemos solicitado reuniones en varias oportunidades pero el presidente del Concejo de Administración Dr. Carlos Kambourian hace oidos sordos a nuestras solicitudes y reclamos, negándonos sistemáticamente la posibilidad de discutir el modelo de hospital y el mal uso de su presupuesto, tomando decisiones que desfinancian a nuestra institución y que nada tienen que ver con el objetivo para el que fue creada. Designando amigos y familiares sin concurso ni experiencia en cargos con sueldos superiores a $120.000, sin permitir que el personal de planta y carrera se desarrolle, realizando concursos digitados para su conveniencia política. Creando coordinaciones a medida de sus amigos sin objetivos concretos. Intentando el pase a planta de todos los contratos que ingresaron en estos años de su gestión.»

Finalmente se logró la reunión solicitada con las autoridades pero no llegó a buen puerto. Hoy el hospital pediátrico más importante de Sudamérica apareció empapelado por uno de los sindicatos que representan a sus trabajadores con más exigencias que las iniciales. 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda