El tema es bastante sencillo, por Federico Lorenz

El presidente Alberto Fernández ganó las elecciones al frente de una coalición, en un contexto de una profunda crisis económica. Generó en muchos de nosotros una enorme esperanza. La pandemia llegó muy pocos meses después de su asunción. Todo está peor. El presidente nos ha pedido un sacrificio enorme que estamos sosteniendo entre todas y todos, con cansancio y dificultades de distinto grado. Y sin embargo, hay oportunistas propios y ajenos que le cuentan las costillas. Sin embargo, el objetivo principal es afrontar la pandemia, y ese proceso lo está liderando un presidente al que hay que bancar, contra los que lo corren por izquierda, y contra los poderes fácticos que no ven la hora de que se caiga y seguir haciendo negocios a cualquier costo.

Mientras, pensar la reconstrucción, como si saliéramos de una guerra. Para mí no hay duda acerca de lo que hay que hacer. Bancar a un presidente electo democráticamente. Respetar las instituciones. Dejar de generar situaciones y pedir explicaciones sobre ellas, distinguir la información de las operaciones, malditas profecías autocumplidas que alteran el humor de la gente.

Es la pandemia que agrava la crisis, no al revés. Hay que bancar al presidente, por cómo vamos hasta ahora, y por todo lo que habrá que hacer después.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda