Andrés Rodríguez: «Veremos qué medidas tomar»

Continúa el disgusto de los dirigentes de la CGT luego de la falta de respuesta oficial al reclamo de que se los incluya en las mesas intersectoriales. En la última reunión del Consejo Directivo de la Central Obrera, los ánimos estaban caldeados. Como ya lo había expresado en otras oportunidades, Héctor Daer consideró inadmisible que no se los consultara para modificar el esquema de subsidios sociales y el cálculo previsional. «No podemos enterarnos por los diarios», sostuvo.,

Faltan pocos meses para la recomposición de la CGT que deberá elegir una nueva conducción y la interna se hace sentir. En Azopardo creen que no los están tomando como interlocutores válidos siendo que ellos también se sienten parte del gobierno y la sede de Azopardo fue la elegida por Alberto Fernández para conmemorar el 17 de octubre.

A pesar de la advertencia realizada en la carta abierta solo recibieron una llamada del Ministro de Trabajo anunciándoles que se prorrogará el decreto que prohíbe los despidos y mantiene la doble indemnización. Heridos en el orgullo, exigen una reunión con el Presidente de la Nación.

Los más enojados son Andrés Rodríguez, de UPCN, el gastronómico Argentino Geneiro y el ferroviario Omar Maturano quienes insinuaron ante la conducción la necesidad de ir por una medida de fuerza. La idea no tuvo eco entre la mayoría de los dirigentes presentes pero el estatal no deja de mostrar su molestia ante la prensa.

En declaraciones radiales, Andrés Rodríguez, quien hace poco más de un mes firmó una paritaria del 7%, sostuvo: “Hay una pérdida importante del poder adquisitivo. Hubiésemos querido que el Gobierno nos convoque. Es una decisión unilateral y vemos con preocupación que se estén anunciando ajustes en elementos como el IFE, el ATP y lo previsional. Estas cuestiones deben discutirse en una mesa”, frente a la consulta de si podrían realizar medidas de fuerza, el estatal señaló: “pueden estar latentes siempre que no se solucionen los problemas. Si esto no ocurriese, veríamos qué medidas tendríamos que aplicar”.

Según el analista gremial Jorge Duarte, la decepción sobrevoló el ánimo de la reunión del Consejo por estas razones: «lo poco que ‘cobraron’ los dirigentes que apostaron en el Frente de Todos en materia de cargos en el Gobierno. El que no quedó alcanzado por esa afirmación fue, una vez más, el escurridizo Víctor Santa María. El portero sigue ubicando a los suyos en la gestión y ahora logró colocar a Gustavo Álvarez, un cuadro técnico de su riñón, en la Superintendencia de Riesgos del Trabajo. Lo curioso del caso es que Álvarez viene de ser Director Ejecutivo del Consejo Provincial de Educación y Trabajo (COPRET) bajo la gestión de María Eugenia Vidal en la Provincia de Buenos. Ese pasado inmediato expone las terminales que Santa María sostiene en ambos lados de la grieta.»

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda