Memoria, balance y perspectivas del año que vivimos en pandemia

La Columna Vertebral recibió algunos balances de quienes nos han acompañado con su reflexión a lo largo del año. Aquí una síntesis. 

Edgardo Forn, presidente del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, lamentó la herencia macrista que se sumó a una pandemia sin precedentes. Destacó el accionar del Estado “ que se puso al hombro al país y que tomó medidas para preservar en primer término la salud de la población”. Por su parte, garantizó el compromiso del «Movimiento Cooperativo de contribuir a la generación de puestos de trabajo decentes, de contribuir a la reactivación de la economía. Es nuestro mejor deseo, que haya salud, que haya trabajo, y que haya esperanza de contar con un país mejor para todas y todos.”

Lito Borello, Secretario de DDHH de la CETEP y miembro de la organización “Los Pibes”, luego de destacar la importante resistencia de los movimientos populares en contra del neoliberalismo de Macri que permitio un cambio de gobierno, sostuvo que nos encontramos frente a una crisis civilizatoria: “una crisis integral suele decir Francisco, una crisis multidimensional entendemos los movimientos populares en Caracas de hace dos años, en donde hablamos también que esta en profunda crisis de estas democracias que venimos conociendo las últimas décadas y en el medio de esa crisis civilizatoria los pueblos ante la única propuesta que nos ofrece un capitalismo salvaje, depredador, financiero, extractivista, tenemos el derecho humano de construir otro mundo posible. Un mundo donde quepan todos los mundos, una sociedad distinta a la que nos propone el proyecto de muerte del capitalismo y por lo tanto los pueblos llevamos adelante la pelea por la construcción de otras sociedades que se contrapongan, que sean contrahegemónicas a la del capitalismo.” En este año de pandemia sobre el planeta y sobre el medioambiente quedó claro que: “este capitalismo pone en riesgo no tan solo a la humanidad sino también al medioambiente, al planeta y a la Pachamama. En medio de eso también tenemos que enaltecer la actitud de nuestro pueblo que fue el que estuvo en la primer línea de combate de esta emergencia sanitaria pero que tiene una matriz y una raíz política. En ese sentido los movimientos populares en los territorios fueron la primer línea del combate con el amor, con la solidaridad, con la fraternidad natural desde el subsuelo de la patria sublevada que sigue poniendo de pie la dignidad de un pueblo que ni aún en las peores situaciones deja de mostrar esa entraña, esa tripa, ese corazón que es el caolín de cualquier proceso de transformación profunda, de transformaciones estructurales como hacen falta.”

Claudio Lozano, Director del Banco Nación e histórico militante social, fue categórico: “El 2020 ha sido indudablemente un año de mierda”. Sin embargo, el accionar de las organizaciones sociales y populares que han contenido la situación, han militado la solidaridad, y también tuvimos en este sentido una solidaridad que se expresó a nivel institucional como fruto de un cambio de gestión que bienvenido que haya ocurrido porque francamente si este año lo hubiésemos vivido con la experiencia de Macri, creo que si lo hubiéramos vivido bajo un gobierno en donde Macri hubiese sido presidente, creo que la situación de la Argentina hubiera sido terrible”. El 2021 nos propone otros desafíos: “veo con preocupación tanto una realidad donde la propia sociedad parece haber bajado la guardia y el propio gobierno ha dejado de colocar en el centro la discusión sanitaria cuando sigue siendo el punto número uno de la agenda de hoy. Si no se logra resolver este tema, si no se logra encontrar los mecanismos para poder controlar la pandemia y convivir con esta situación, la posibilidad de la recuperación de la actividad económica y de la situación social de la Argentina está amenazada. Un tema es ese y el otro es la negociación con el Fondo Monetario Internacional, un organismo que es absolutamente corresponsable junto con el macrismo de la crisis de Argentina. Le dio un crédito a nuestro país que tenía toda la intencionalidad de sostener a Macri si era posible, pero sobre todo de condicionar el futuro de cualquier otra gestión que viniera a reemplazarlo y que está ejerciendo en el marco de la negociación vigente el intento de que el gobierno nacional no siga los pasos que debe seguir para ser fiel al pacto electoral de agosto y octubre del 2019 donde nuestro pueblo marcó con claridad la necesidad de revertir las condiciones de desigualdad.” Por último señaló las prioridades del proximo año: “la imperiosa necesidad del papel del Estado, la relevancia del desarrollo de un sistema sanitario y de salud pública mucho más potente que el que tenemos, la importancia de la educación pública, tener techo para todos, son las prioridades que han salido a la luz ”.

Daniel Yofra, Secretario General de la Federación aceitera, y uno de los protagonistas del año llevando adelante junto a otros gremios una larga huelga general, no hizo llegar su esperanza: “El balance aceitero fue positivo a pesar de que terminamos el año con una huelga nacional y general con las tres organizaciones que agrupamos el cien por cien de los trabajadores como los compañeros de San Lorenzo y los compañeros recibidores de granos que están agrupados en Urgara. Es positivo por la conciencia que tenemos y por el poder adquisitivo que hemos logrado estos últimos 10 años. Ese es nuestro balance, a pesar de la pandemia, a pesar de no olvidarnos que hay 50% de los trabajadores pobres, que cada vez hay más pobreza, nosotros luchamos en un sector que es necesario poder demostrarle a toda la clase que luchando también se logran reivindicaciones. Lo que pedimos para todos los argentinos es que haya conciencia, que los trabajadores empiecen a tener conciencia solidaria con el resto de la clase trabajadora, que defendamos más a los trabajadores y no a Vicentin. Creo que si tenemos conciencia los trabajadores seguramente vamos a asegurar paz, pan y trabajo, que es el deseo de todos los argentinos. Un abrazo fraternal de la Federación Aceitera a las compañeras de La Columna Vertebral que siempre difunden las luchas de los trabajadores.”

Claudia Martínez, miembro de BePe (Bienaventurados los Pobres), desde Catamarca, hablo de una crisis civilizatoria “cimentada en un modelo extractivo, sojero, minero, fracking, deforestación, devastación, degradación de los territorios. Más allá de la respuesta inmediata de la vacuna, todavía no hemos generado los instrumentos para construir y debatir como resolver todos estos síntomas planteados por esta crisis civilizatoria que ya veníamos atravesando. “ Entre los aspectos positivos y los desafíos a encarar, sostuvo: “La potenciación de la creatividad, los aprendizajes de otro tipo, novedosos, como es todo lo que tiene que ver con el teletrabajo con sus riesgos al aislamiento también, pero valorarlos como un elemento que es importante para esto, y plantearnos como posibilidades de respuestas a estos desafíos un profundo proceso de articulación, de sinergia entre las acciones de los distintos movimientos y organizaciones y también la articulación de las demandas y de las propuestas. Hay necesidad de profundizar procesos de organización social y es también necesario profundizar los procesos de pensamiento crítico, no pensamiento crítico que se quede a mitad de camino sino uno con carácter emancipatorio.”

Alvaro Hilario, ‘Tutti’, nuestro corresponsal en el País Vasco, nos hizo llegar un balance desde allí: “No ha habido Estado en Europa que no haya aprovechado la pandemia para acentuar su carácter represivo y autoritario. Faceta en la que destacan los Estados de la Europa del este como Polonia o Hungría. España no hace una excepción, el PP y la ultraderecha representada por Vox utilizan cualquier cuestión relacionada con el COVID 19 para acosar al gobierno de coalición social demócrata formada por PSOE – Podemos, el primer gobierno de coalición de la democracia, el primero desde la segunda república, desde los años ‘30 del siglo XX, intentando desestabilizarlo, intentando hacerlo caer. Esto ha quedado de manifiesto en especial durante el proceso de aprobación de los presupuestos generales del Estado para el próximo año. Presupuestos que finalmente han salido adelante con el apoyo de la mayoría parlamentaria que desalojó hace un par de años al PP del gobierno y que incluye a nacionalistas, catalanes y vascos. Esto es toda una herejía para la derecha española que es heredera del franquismo. Destacar también que este 24 de diciembre Gran Bretaña y la Unión Europea firmaron al fin el acuerdo del Brexit, acuerdo que permite al reino unido disponer del mercado europeo para todos sus productos.”

Agradecemos a todos los que nos han acompañado en este inédito 2020 con sus voces, testimonios, reflexiones e historias de vida. Porque somos La Columna Vertebral y ustedes también lo son. Un abrazo especial nuestra madrina del programa, Taty Almeida, Madre de Plaza de Mayo, quien fue la primera en enviar su mensaje de fin de año: “saludo a todes mis ahijades de ese programa tan estupendo, La Columna Vertebral: Historias de trabajadores. Se imaginan chicos y chicas, les deseo lo mejor, toda la felicidad que se merecen y que por supuesto ese programa siga porque realmente se necesitan programas de ese tipo. Así que felicidades, los quiero mucho, mucho, mucho y arriba mis queridos ahijados.”

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda