fbpx
Connect with us

Planeta Giussani

Itaca

Cuando yo era chica las migraciones se las dejábamos a los pájaros o los peces. A las personas les decíamos Inmigrantes o Emigrantes. Ahora no hay inmigrantes y emigrantes, solo ‘migrantes’.

Un emigrante, era alguien que dejaba su casa, su terruño, su patria. Se convertía en inmigrante cuando encontraba otra casa, otra patria. Pues bien, parece que eso ya no está más dado, y quienes dejan su casa están condenados al movimiento permanente. Personas sin hogar, sin un pedazo de mundo que quiera recibirlos

De las 2.262 personas que murieron en el mediterráneo en el 2018 se habla sólo cuando alguien informa la cifra. Se tornó tan común, que no nos escanalizamos cuando nos enteramos que naves de ONGs como el Aquarius han desistido de su labor de salvataje porque no los dejan atracar en ningún puerto.

Quienes dejan su casa están condenados al movimientos permanente

Esta semana, por ejemplo, tuvimos la primera experiencia de un mediterráneo sin naves de rescate. Un barco libanés en dificultad fue detenido por los mismos libios de los que huían. Murieron 8 personas. Habían lanzado una alarma 15 horas antes de ser atrapados: “si no llegamos a Italia moriremos todos en Libia, nos matarán”, fue el grito de ayuda. El grito no fue escuchado, veinte personal, entre ellos niños, fueron llevados al país del que huían. Matteo Salvini declaró: “Excelente el salvataje realizado por los libios”. Centenares de miles de italianos se estremecieron. El mundo permaneció indiferente.

Pero el tema de lo migrantes, de los parias del mundo, no se reduce al Mediterráneo. Es cierto que hay miles que mueren, pero también decenas de miles que sobreviven en condiciones indecentes en todos los países.

Vaya un breve repaso de lo que encontramos en el infinito mundo de noticias que corren por internet y no llegamos a ver en medio de esa catarata informativa que nos nubla los ojos.  

Hasta ET quería volver a su casa…

El último miércoles, 10 de abril, dos organizaciones humanitarias denunciaron las trabas que se le ponen en Madrid a las inmigrantes que quieren abortar. Vivir como inmigrante en un país que no te quiere porque sos pobre, comprende miles de trabas y obstáculos. Discriminación y angustia. En hospitales, escuelas, trabajos.

Ese mismo miércoles, abandonaban el pueblo hondureño San Pedro Lula más de un millar de habitantes. Iniciaban de madrugada una nueva caravana para llegar a Estados Unidos, la tierra prometida. México anunció que ‘no abrirá las fronteras de par en par’.

Entre tanto, Víktor Orbán, primer ministro de Hungría del que ya hemos hablado y seguiremos haciéndolo porque representa lo más rancio del neofascismo europeo, recuerden ese nombre: Viktor Orban, dijo: “Europa elige su futuro entre los líderes que defienden la inmigración y los que están en contra”. El hombre no tiene dudas, la mayor amenaza para Europa es la ‘cuestión migratoria’, así la llama. Y así lo expresó al presentar su campaña para las elecciones europeas.  

Y si de huir se trata, no solo hay que hacerlo de reconocidos ultranacionalistas, también de falsos revolucionarios.  Amnisty internacional acaba de denunciar la situación en la que viven los refugiados nicaraguenses en Costa Rica. Campesinos, estudiantes, periodistas, defensores de derechos humanos exiliados del régimen pseudosandinista de Ortega y Rosario Murillo. La Carpio se llama el asentamiento sitiado por dos ríos y un basurero gigante, allí los refugiados pagan 150 dólares para vivir en habitaciones sin ventanas donde duermen hasta 11 personas a la vez.

Los ejemplos se repiten, pueden ser en Siria, Libia, Venezuela o Mauritania. Millones de personas huyen del hambre o de la muerte. Son emigrantes que sueñan alguna vez armar un hogar y siempre, siempre, tendrán la fantasía de volver a casa.

Los emigrantes siempre tendrán la fantasía de volver a casa

Ignoro qué es la Patria. Muchos somos hijos o nietos de viajeros -refugiados políticos o exploradores o hambrientos-, todos en busca de un hogar, de sentar raíces.

Parece que fue Rainer Maria Rilke el primero en decir que la verdadera patria era la infancia. Infancia como lenguaje en común, perfumes compartidos, aromas, sabores, afectos. La Patria pueden ser apenas un barrio, dentro de un país trazado por fronteras antojadizas.

‘Patria es la infancia’ es una frase atribuida a muchos literatos, desde Baudelaire a Juan José Saer, atraviesa toda la literatura. Y la necesidad de regreso, de volver a sentir esos perfumes y sabores, no es pura nostalgia, es la imperativa necesidad de volver a casa (hasta ET quería volver).

El regreso a Itaca. Por algo, la obra de Homero es un clásico que superó todas las fronteras y sigue impactando después de unos 2.500 años.

Narra la historia de Odiseo -conocido como Ulises- que tras combatir durante 10 años en la guerra de Troya, inicia el viaje de regreso. Salta de isla en isla, pelea con Cíclopes, atraviesa la isla de las sirenas, se enfrenta a dioses temerarios. Todo por un objetivo: volver a casa, a Itaca.

Tardó diez años más, pero llegó. Y allí estaba Penélope, rodeada de hombres voraces que querían desposarla y ella los detenía con el truco de tejer de día y destejer de noche. Se casaría, claro, el día en que terminara su tejido.

Los llamados migrantes no han nacido para dar vueltas por el mundo, no son pájaros libres. Todos sueñan, algún día, con volver a Itaca, porque saben que siempre quedó allí alguien que los espera. Ese es el desgarro de los despatriados.

Escuchá la columna:

 

Seguir leyendo
Comentá

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LCV

Planeta Giussani | Agua bendita

Ilustración: Albert Bierstadt

A mí se me hace cuento que empezó Buenos Aires, la juzgo tan eterna como el agua y el aire.’

Pensamiento mágico ese de la eternidad del que nadie es ajeno, ni Borges. A mí también se me hacía cuento que el agua no era eterna. La sequía acecha, los pozos se secan, las lagunas desaparecen.

Ustedes dirán: siempre hubo sequía en el mundo. Nos hemos cansado de ver películas de charlatanes que van de pueblo en pueblo invocando la lluvia, algunos se han vuelto santos por los milagros. Sabemos de plegarias y rituales en tiempos antiguos para tener la gracia de alguna gota. En México, sacrificaban niños como ofrenda a Tláloc, Dios de la lluvia, otros peregrinaban en los Andes convencidos que había que aplacar la ira de algún Supremo. En Valencia todavía hay quien le reza a San Vicente Ferrer que dicen que en el siglo XV hizo llover. Hay decenas de ejemplos y oraciones en este sentido.

Claro que no todos los lugares de la tierra padecían meses de sequía. Siempre estaba ese oasis llamado Pampa Húmeda ¿se acuerdan? Ya el nombre reconfortaba y aplacaba la sed. Pero ya ni la Pampa es tan húmeda: ahora va por el tercer año consecutivo de sequía cuando solía llover 1000 mm al año. Aquí mismo, en donde me encuentro en este momento, a pocas cuadras del río Uruguay a mi izquierda, el Río de la Plata atrás, y una cadena de siete lagunas enfrente, acá, rodeada de agua, la sequía acecha y mi paraíso, sí, el árbol que planté hace más de 20 años, tiene sus hojas amarillas como en Otoño. Uruguay ya declaró la emergencia agrícola. Conseguir verdura es más difícil que encontrar oro.

¿Cuándo apareció el agua en la Tierra? Ingenua de mí, para poner un toque de color en este divagar, busqué qué día de la semana Dios creó el agua. Sorpresa. Dios no creo el agua. Un reconocido periodista italiano, Luigino Bruni, nos aclara este punto en un artículo que encabeza con la cita del novelista francés ultracatólico, León Bloy, que dice: «En la Escritura, todos mueren de sed. ¿Y qué es esta sed universal sino Dios mismo sediento de sí? ».

Con esta inquietante frase de Bloy, ‘en la Escritura, todos mueren de sed’, empieza Bruni el ensayo publicado en La edición No. 23 de la revista científica del centro de Estudios SOUQ, de la casa de la Caridad, dedicado completamente al Tema del agua, titulado: ‘La ambivalencia de un gran símbolo’, donde dice:

“La Biblia también puede ser narrada como una historia del agua. El agua es uno de sus grandes símbolos. Es su alfa y su omega: la Biblia se abre con las aguas del Génesis y se cierra, en el último capítulo del Apocalipsis, con un río en la ciudad. En ella están los ríos Pisón, Tigris, Éufrates, Nilo, Jordán y el Yaboc, junto con Noé, Abraham, Agar, Raquel, Moisés, Mara, el Bautista, la samaritana, el Gólgota. Ríos, pozos y mujeres. El agua y la vida. El agua es la vida. Siempre y en todas partes, sobre todo en las regiones semiáridas del Medio Oriente. Esta historia comienza ya en el primer versículo del primer capítulo del primer libro de la Biblia, el Génesis: «El espíritu de Dios aleteaba sobre las aguas». Agua, aguas en plural, es una de las palabras más repetidas en la creación del mundo – Dios separa las aguas (las de debajo y las de encima del firmamento), las recoge en mares para crear la tierra seca, y finalmente ordena que “bullan” las aguas de peces y vida. El agua no es creada por Dios. Es preexistente (…) Para el hombre antiguo, el agua es tan primordial y preexistente como el mismo Dios, que, para crear el resto, no puede prescindir del agua. El agua es el elemento base de la vida, el primer ladrillo de la cadena de los seres vivos, el ambiente donde se desenvuelve la creación – hoy sabemos que fue probablemente en las aguas de los mares donde surgieron las primeras formas de vida.” Editorialista del diario del Vaticano, L’Avvenire, Bruni es un estudioso de la Biblia.

Más allá de los dioses, la ciencia habla. Tampoco están demasiado seguros los científicos de dónde salió el agua en la Tierra. Todos acuerdan en que fue hace unos 4.000 millones de años. Pero hay dos teorías. Una sostiene que se produjo en el interior mismo del planeta, mientras otros creen que vino de afuera de la tierra. Los primeros apoyan la teoría volcánica y creen que el agua se formó en el centro de la Tierra, por reacciones entre átomos de hidrógeno y oxígeno.a altas temperaturas (527 ºC). Las moléculas formadas por esta reacción fueron expelidas a la superficie terrestre en forma de vapor; algo de este vapor de agua pasó a formar parte de la atmósfera primitiva y otra parte se enfrió y condensó para formar el agua líquida y sólida de la superficie terrestre. Este proceso tomó millones de años.

La teoría más reciente atribuye el origen del agua a causas extraterrestres. Numerosos estudios realizados por la NASA apoyan los planteamientos de Tobias, Mojzsis y Scienceweek quienes afirman que el agua llegó a la Tierra en forma de hielo, en el interior de numerosos meteoritos, que al impactar sobre la superficie terrestre liberaron este compuesto y llenaron los océanos. Cuando esta teoría fue planteada recibió una gran cantidad de críticas y censuras, pero estudios referidos por Mojzsis hablan de otros impactos de meteoritos sobre la Tierra, a los cuales se atribuye el haber contribuido con concentraciones significativas de otros elementos y moléculas químicas dando origen a macromoléculas orgánicas. Posteriormente, científicos de la NASA han comunicado algunos descubrimientos que constituyen la primera evidencia sólida para este suceso: “análisis del cometa S4 LINEAR han mostrado una similitud muy grande entre la composición y estructura química de éste con el agua que actualmente existe en los océanos de la Tierra…”. Solución salomónica, muchos creen que ambas teorías son compatibles y podrían haber ocurrido las dos cosas.

Sea como sea, ya nadie en su sano juicio pensaría en sacrificar niños para que llueva como lo hacían los aztecas. En México, al menos, apelaron a la ciencia con excelentes resultados y se convirtió en uno de los países punteros en el desarrollo de técnicas de estimulación de lluvias. El método que está aplicando con un éxito casi milagroso López Obrador, es el mismo que ya se emplea en otros países, como China o Emiratos Árabes Unidos, pero la receta original fue elaborada, a mediados del siglo pasado, por Bernard Vonnegut y el premio nobel de Química, Irving Langmuir. Estos investigadores estadounidenses descubrieron que el yoduro de playa inyectado en las nubes estimulaba la precipitación. ¡Eureka! Las principales potencias se lanzaron a la carrera por ‘sembrar’ las nubes, especialmente aquellos que más padecían los efectos de la sequía y el cambio. ¿Cómo se siembran las nubes? Bombardeándolas con yoduro. Hágase la lluvia, y la lluvia se hizo.

Una vez conocí a un hombre que se dedicaba a eso acá, en Argentina. Lo escuché tan fascinada que casi no presté atención a los detalles pero lo hacía en Mendoza, creo que con infraestructura rusa. Por mi planeta pasa gente rara. Me impactó ese curioso oficio de ‘hacedor de lluvias’. El proyecto se frustró, no recuerdo bien por qué, creo que falta de financiamiento. ¿Será que la solución es bombardear nubes?
Ya ven, aunque nos creamos unos pillos, seguimos siendo ignorantes de lo básico. La vida empezó con el agua pero no sabemos de dónde salió el agua. Un informe de expertos de la ONU publicado en el 2021 responsabiliza a los humanos por estos fenómenos. La sequía, ¿es culpa nuestra? ¿por nuestra obscena ambición y estupidez? ¿Por creernos Dioses cuando somos pequeños seres que nada saben de la vida? ¿será culpa de Eva que comió la manzana del conocimiento? Pecadores o no, ya poco importa. Miremos el futuro y tratemos de frenar la destrucción.

Continue Reading

LCV

Planeta Giussani | Despechados y despechadas

Tiempos de verano, calor infernal, hastío. Cuerpo y mente piden tregua. Al final, llegamos a enero cuando todo indicaba que en Diciembre estallaba todo. Es que nos volvimos a ilusionar. Nada estalló, ni el país ni la Tierra, somos campeones del mundo y estamos camino al Oscar. En este limbo estacional, cultural y político, nos dejamos llevar por las olas, solo para refescarnos, para no pensar. Sí, para no pensar ¿quien puede andar pensando todo el día, mañana, tarde y noche, en las injusticias de la tierra? El coro grita: Aguafiestas.

Si algo no me gusta es ser una aguafiestas. Y como cualquier persona como yo, como tu, como vos, prefiero zambullirme en ese universo de humanidades que generalmente no veo, ni sé que existe, y parece que son las más. Como todo fenómeno social y cultural, el hit de Bizarrap con Shakira, abre varias puertas para pensar y te salpica.

La dimensión social que adquirió una cancioncita divertida, por sobre todas las cosas divertida, con una melodía agradable que saca los trapitos al sol de una pareja, es increíble. Será el calor, pero nadie habla de otra cosa (bah, también tenemos el juicio por el asesinato grupal de Fernándo Baez, que estamos siguiendo como una serie en vivo, otros se enganchan con el Gran Hermano, o la revelación de Alex Caniggia conductor), un tema de verano que por lo visto tocó fibras íntimas, discusiones morales (“¿Hacerle ésto a los hijos?“, dicen unos. “Las mujeres no facturan, pasan hambre, son asesinadas…”)

Pero Shakira y Bizarrap (imagino que significa rap bizarro), con una simpática cancioncita provocaron una grieta. Shakira perra, indigna, revelando cosas personales, despechada, que simboliza la perdida con marcas …// o Shakira, gran venganza de las mujeres, Diosa, empoderada, feminista//. Y una vez más, estamos los que caemos en la grieta. No, ni una ni otra, es una simpática cancioncita de verano. ¿Cuál es el problema? Cada uno hace de su arte un pito (ah no, no era así)

Paréntesis

(Hablando de pitos, a nadie le pareció molesta la poesía de Ernesto Cardenal, sí, el compañero Cardenal, que cuando habla de separaciones no es tan compañero: “Al perderte yo a tí, tu y yo hemos perdido/ Yo porque tu eras la que yo más amaba/ Y tú porque yo era el que te amaba más”. Bueno, el mismo Ernesto Cardenal incurre en una incorrección política. ¿Qué sabe si no habrá otro que la ame más? O la ame distinto. ¿Quién es? ¿Un Homo eróticus super macho de la revolución? Ella se fue, quizás era un amor asfixiante. Y a quién se le ocurre criticar a Cardenal por esta tontería. Es más, las mujeres, sí las mujeres, se emocionaban en los setenta con estos versos ignorando que eran un poquitito psicópatas. ‘Callate Gorila’, grita el coro.
Cosa de hombres, así reacciona un varón al abandono. Y qué decir de Chorra, de Carlos Gardel.

Yo imagino que esa ‘chorra’ existía, al fin de cuentas Gardel vivía a una cuadra del Abasto al que puede hacer referencia eso de robarle el mercadito y la casilla de la feria. Quién sabe, quizás la letra refleja el sentimiento del autor, o de un amigo del autor, pero seguro que todos los del mercado sabían de quién estaban hablando. Pero, a quién se le ocurriría criticar a Gardel!)

La crítica más curiosa es la de quienes se escandalizan porque no resguardan a sus hijos. La familia toma el protagonismo. Al final, es la célula de nuestra sociedad occidental y cristiana. Pobres chicos, va a sufrir un montón por culpa de su madre (no de su padre que dió un portazo en el peor momento y se fué con una jovencita). Dice el coro: “Callate imbécil, la familia es la familia, y, sobre todo, nos debemos a los hijos”.

Paréntesis

(Entre las noticias de este verano también se impone el juicio por el asesinato de Fernándo Baez Sosa. Ultimamente empezó una especie de campañita moralizante que apela a la familia y dice: acá hay 9 familias destruidas. Eran todos pibes. Fernando murió pero a los otros nenes les espera una condena a perpetua o 25 años. Ponete en el lugar de sus padres, vos podrías ser uno de ellos. “Lavate la boca” diría mi abuela. Jamás, jamás, jamás, mis hijos hubieran estado en ese lugar. Y si lo están, jamás, jamás, jamás, se meterían en una pelea. Y estoy segura que muchas de ustedes sientes lo mismo. Que no se confundan. No somos todos iguales. Si alguno de los protagonista fuera mi hijo, sería Fernando, así que no traten de compararnos. Otra vez la grieta).

Bueno, volvamos a Shakira (ya saben, me voy por las ramas). Leí muchas cosas en estos días. Por supuesto que se me mezclan, no entiendo las fuentes, en fin, esta poesía me pareció bella:

“Despechada”
Despechada tu madre
y tu hermana
despechada tu tía
Y ojalá nunca tu hija.
Despechadas las niñas de padres violentos
Despechadas las niñas abandonadas
sin alimento
Despechada la madre con doble jornada.
Despechada yo
al ver que no te duele
el corazón roto de tantas mujeres.
Engañadas todas
Alguna vez
Lastimadas todas
Alguna vez.
Ojalá cantáramos juntas
porque sería un coro perpetuo
Para que escuches bien
Despechadas sí
pero calladas, ya no.
—Vaitiara Villagran

En honor a Nina Simone, quien debió sufrir un amor que la humillaba y del que no podía desprenderse, hasta que pudo. Quizás el próximo domingo nos dedicamos a ella, que bien vale la pena. Aquí Nina simone y hasta la próxima

https://www.youtube.com/watch?v=D5Y11hwjMNs

Continue Reading

LCV

Planeta Giussani | Brasil se vuelve a ilusionar

Horas después de que fuera al aire esta columna, la oposicion bolsonarista tomaba por asalto las principales instituciones del país con sede en Brasilia. Latinoamérica tembló por un rato. Finalmente, el exótico intento de golpe fue reprimido, y el nuevo gobierno salió fortalecido, con capacidad de mando, el apoyo de todo el arco político y empresario del país junto a los presidentes del mundo entero. Bien vale recordar, nuevamente, la alegría que sentimos al ver a Lula Presidente y también al ver hoy reestablecido el orden institucional.

Después de una temporada en Qatar para vivir la fiesta del futbol, el Planeta Giussani desembarcó en Brasil. No son tiempos para dejar de lado la ocasión de un festejo, por efímero que sea.

El año arrancó con Lula. El primero de enero asumió nuevamente la presidencia de Brasil. Día histórico en el que decidió dar señales claras de lo que sería su gestión a través de una decena de decretos presidenciales que envía guiños a unos y otros, entusiasma a los ambientalistas, serena a la oposición. Aquí alguna de las medidas anunciadas:

Suspensión de la política sobre adquisición de armas. Marcha atrás con el avance armamentístico de Bolsonaro que seguía las huellas de Trump.

Retiro inmediato del programa de privatizaciones de la empresa petrolera Petrobras, la logística Correios y la Empresa Brasileña de Comunicación (EBC).

Prorroga por 60 días la exención de impuestos federales para los combustibles, para evitar aumentos.

Reestablecimiento del Fondo Amazonía, que había sido suspendido durante el gobierno de Bolsonaro, luego de que Alemania y Noruega frenaran las donaciones tras la extinción de los comités que gestionaban el uso de los recursos.

Derogación de una medida sobre la minería ilegal y manifiesto público para combatir la deforestación.

Recuperación del plan Bolsa Familiar gracias al cual se pagará 600 reales de Auxilio Brasil a las familias que lo necesiten.

También dio a conocer su gabinete. Nada más y nada menos que 37 ministros y ministras. Bolsonaro había achicado el Estado a 11, algunos ministerios, como Cultura se transformaban en secretarías. Pero ahora, la cultura brilla, vuelve a ser Ministerio y lo conduce la Maga.

Negra, bahiana, nacida en Salvador en octubre de 1962, Margarethe Menezes es símbolo de fiesta en Brasil, es decir, de Carnaval. Inició su carrera como actriz en la década de 1980, destacando su actuación en mascaras de Menotti del Picchia y Inspector General de Nikolái Gogol. En los ochenta tuvo varios hits. Entre ellos Farao.

En la década de 1990, su carrera internacional despegó. Canta en el grupo de David Byrne, ex-voz de Talking Heads. En reconocimiento, será nominada a los premios Grammy. Margarethe Menezes comparte escenario con los grandes: Jimmy Page, Led Zeppelin, Ron Wood, Caetano Veloso y Gilberto Gil. Desde el año 2000, este ícono afro-pop brasileño ha registrado su mayor éxito: dandalunda de Carlinhos Brown.

Pionera del axé music, un género musical nacido en Salvador de Bahía y muy vinculado al carnaval. La defensa de las raíces africanas de Brasil forman parte de todo su repertorio. En una entrevista a El País dijo: “Las personas se están concienciando cada vez más y viendo que existe una diversidad cultural y religiosa. ¿Por qué en Brasil puede existir el pop-rock y no el afropop? Nosotros (los negros) somos el día a día, somos el ahora. Es solo una cuestión de oportunidad”.

Los ataques a los artistas (considerados ‘vagos y comunistas’ por la mayoría de bolsonaristas) han sido una constante en los últimos años, el presupuesto para la política cultural se ha reducido a mínimos, las instituciones de promoción del cine y de protección del patrimonio histórico han sido diezmadas y la Ley Rouanet, la herramienta más importante de incentivo cultural, fue modificada hasta hacerla inviable. Por la denostada secretaría pasaron seis titulares, incluido un dramaturgo Roberto Alvim, que no tuvo reparos en grabar un discurso de clara estética nazi en el que parafraseaba a Goebbels: “El arte brasileño será heroico y nacional. O no será”. Lo lamentamos don Alvim, parece que el arte será multiracial y popular.

Entre las novedades mejor recibidas figura la creación del Ministerio de los Pueblos Originarios, con una dirigente indígena como ministra, Sonia Guajajara. De los 37 ministerios, 11 están conducidos por mujeres, entre las que se destacan Simone Tebet, del Movimiento de la Democracia Brasileña (MDB), en Planificación, y Marina Silva, quien regresa al Ministerio de Medio Ambiente tras haberse ido con un portazo en 2007.

Es cierto que también abrió la puerta a la derecha del partido Unión Brasil, que tiene un ala bolsonarista y les obsequió las carteras de Comunicaciones, Turismo e Integración Nacional.
Tarea difícil tendrá por delante el nuevo gobierno, casi sin margen de maniobra en el parlamento y teniendo que controlar una oposición que está visto no anda con vueltas.
Vendrán días difíciles, con alegría, lágrimas, enojos o entusiasmo. Eso ya lo sabemos. Pero hoy, festejamos. Brasil volvió a ilusionarse y bienvenido sea el Carnaval.

Continue Reading
Advertisement

Facebook

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.