En este momento, el periodista Darío Aranda, especialista en temas ambientales de Página 12, publica en su facebook: “Andalgalá. Urgente. La oficina de Minera Agua Rica está en llamas. Hoy, como cada sábado, se marcha en rechazo a la megaminería. En la ciudad hay gran presencia policial y de gendarmería.”

Veamos qué pasaba hace unos días para entender un poco mejor.

La Unión de Pueblos de la Nación Diaguita (UPND) de Catamarca difundía un comunicado titulado: “Rechazamos el avance del proyecto minera Agua Rica”. En el mismo, decían:

Nosotras y nosotros, autoridades tradicionales comunitarias y en representación de nuestras comunidades, manifestamos firmemente mediante el presente comunicado que no aceptamos ningún emprendimiento minero que afecte nuestros territorios comunitarios y la vida de nuestros pueblos. Rechazamos el avance de las empresas extranjeras que pretenden instalar el proyecto minero Agua Rica en el departamento de Andalgala, de manera ilegal y sin el consentimiento de los pueblos afectados, pero con la complicidad del poder político de turno que no le interesa el bienestar del pueblo y se mueve por la codicia desmedida.
Como organización del pueblo diaguita ya hemos manifestado en reiteradas oportunidades que no aceptaremos ningún proyecto de saqueo a nuestras comunidades, ni la explotación de nuestra PACHAMAMA. Ya no necesitamos más explicaciones técnicas, ni espejitos de colores. Hemos visto la destrucción y el daño que nos dejó la minera La Alumbrera en toda la región y las mineras de litio en los salares. No vamos a permitir que continúen destruyendo los territorios, donde convivimos con nuestros animales, las plantas medicinales, criamos nuestros alimentos y cuidamos nuestras vertientes y fuentes de agua para la vida. Sabemos que estos emprendimientos extractivos no sólo se llevan todos los minerales de nuestros cerros, sino que secan los ríos, las vegas, ojos de agua y vertientes andinas rompiendo todo el equilibrio natural que como pueblos indígenas hemos cuidado en nuestras comunidades ancestralmente.
Apoyamos y acompañamos las acciones que lleva adelante el pueblo de Andalgala y ante esta grave situación de violación a nuestros derechos ponemos en conocimiento de las autoridades públicas responsables que no permitiremos que pasen por nuestros territorios comunitarios maquinarias ni equipos mineros y llevaremos adelante el control territorial en todas nuestras comunidades y ejerciendo el legítimo derecho a la autodefensa comunitaria, tal como lo establecen convenios internacionales y nuestra constitución nacional.

Por nuestras comunidades y pueblos, por nuestros ancestros y futuras generaciones, defenderemos nuestros territorios hasta las últimas consecuencias. Jallalla, Jallalla!

Día de marcha, como hace más de diez años. Y no es la primera vez que algo arde. Chubut y Catamarca se han convertido en los mayores focos comunitarios de resistencia a la megaminería y el saqueo de bienes naturales.

En tanto, la ciudad está militarizada.

(noticia en construcción)

Jallalla, Jallalla!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here